16 de septiembre: la familia!

Friday, September 16th, 2011

Grave el caso de los cruces fronterizos en Tijuana. A las 6:30 A.M. salí de mi casa y a las 7 estaba en el semáforo sobre el camino al Aeropuerto y frente al “Negro Durazo” o algo así que se llama la marisquería en la entrada a Otay. Una sola fila y mucho desorden para ingresar. Entre ese punto y llegar a donde realmente comienzan los carriles para “la línea” pasaron 90 minutos! Un recorrido que usualmente se hará en ¿4 minutos? Pero una vez ahí, los que tenemos acceso a la Ready Line (por el tipo de visa) hicimos poquito más de 30 minutos para cruzar a los Estados Unidos. Había cuatro puertas para esta línea express y ocho para el resto de los automovilistas que, con toda razón estaban más que impacientes. Pero por San Isidro estaba tantito peor, también con solamente ocho puertas abiertas de las 22 usuales.

Entre las paradas para comer algo, comprar un regalito y desentumirme, llegué a casa de mi mamá a las una de la tarde. Me esperaba para que la llevara al médico por los diversos achaques que padece, todos relacionados con estrés, falta de sueño, alimentación insuficiente, actividades que no debería realizar, y necesidad de hacerse estudios más serios para ver las causas de su aparente indigestión (una colitis, seguramente). Le pusieron la vacuna contra la gripe, le tomaron muestras de sangre para determinar por qué ha perdido 20 libras en los últimos seis meses y la doctora recomendó que la mande a casa de mi hermano/médico Manuel por un rato y para que él la observe.

A partir de que regresamos del médico fue momento de disfrutar a la familia: comida con mi mamá y mi hermano Juan (lo cual no es frecuente), conversación con mi sobrina Jessy sobre sus broncas en matemáticas y a lo cual le dedicaremos un rato mañana, y el resto de la tarde con mi hermana Nidia y mi mamá en el Barnes & Noble de Fullerton, en una muy agradable conversación y entre los montones de ofertas de películas que no podía desaprovechar.

Me quedo a dormir acá, con mi mamá, para pasar más tiempo con ella y Nidia y para ayudarle a Jessy. Ahora si que será un pequeño lujo pero bien lo valemos! Nos quedamos en un Motel 6 bastante decente y ya mi má cayó rendida.

Pako anda también por acá, con Chany, pero no creo que nos encontremos.  Lo bueno es que estuvimos en contacto y nos compartimos algunas cosas.

Hacen falta días como éste!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: