13 de diciembre: surgieron contra mi testigos falsos respirando la injusticia (Salmo 27)

Tuesday, December 13th, 2011

No se aplica a mí (por lo menos ahora), eso es cierto, pero me duelen las estupideces (cierto, Sheldon), la prepotencia y las injusticias. Los débiles (mentales?), los que no saben quienes son y andan en busca de reconocimiento hacen lo que sea para sentar sus reales, tope en lo que tope y jódase quien se joda. Lo único que les importa es demostrar que tienen el mando, que pueden pasar/pisar encima de los otros. Exigen obediencia incondicional de los demás porque ellos ya aprendieron a doblarse, y no precisamente con la gracia de los juncos. Triste su caso. Y triste el caso de los que tienen que seguir bajo su “mando” o lo que sea eso.

Cultivando mi jardín me pasé el día haciendo numeritos en el Excel. En alguna parte leí hoy que si uno tortura suficientemente a los datos puede hacerlos “cantar”. Eso estoy haciendo a falta de algo mejor. Pero no todo mundo escuchará la canción completa. Es mi divertimento y la justificación de que me ausente de otras conversaciones, pero nomás. Pa’ lo que sirve, además! Al final las decisiones y las afirmaciones se sacan de la manga sin ningún sustento y con total impunidad. Y con altas dosis de moralina y lecciones de obediencia gratuitas.

De lo bueno: el rompope compartido entre los que son amigos nomás. Y que recogí mi credencial del IFE, por fin, para poder tramitar mañana la del IMSS y tener todo en orden para la siguiente semana en que empezaré a rondar las oficinas del IMSS para ver lo de mis trámites. Se me hace que con tal de no verme (y escucharme) con frecuencia van a dar trámite a todo muy rápidamente.

Eso y la promesa de un pozole que hará Karla, la esposa de mi sobrino Carlos y al que ya estoy más que apuntada. Mi plan del retiro Zen se cambia a uno más activo pero igualmente relajante. Y menos egoísta, creo. Y todavía faltan algunas sorpresas, espero.

También el texto que me compartió Eduardo Estala, de lo que publicará próximamente. Y lo que me compartió Ana Cristina. Y…. Creo que hubo muchas cosas buenas este  día, pero el peso de lo negativo fue grande. Lo bueno es que el karma no perdona. Unos meses más y veremos dónde está cada uno. Hay cosas que mejor no digo porque parecerían maldiciones… y más de una se ha cumplido en el pasado. Dejemos que las cosas ocurran sin que se anuncien y  disfrutémoslas después. El dicho dice: siéntate en la puerta de tu casa a ver pasar el cadáver de tu enemigo. Metafóricamente.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: