Archive for the ‘eclipse’ Tag

27 de agosto: ¿De qué me canso?

Sunday, August 27th, 2017

Casi termina agosto.
Mucho ajetreo, mucho disfrute.

La primera semana fue de actividades académicas en Parral, que no conocía, lo que me permitió estar cerca de gente que quiero, disfrutar haciendo lo que me gusta, reorganizar y actualizar cursos y materiales. El plus fue visitar a Toño y Ceci en Ciudad Juárez, desde donde volé a Guadalajara para regresar a León; 24 horas muy disfrutables y muy de agradecer.

En Parral, de entrada, el gusto que es conversar con Olinda aumentado con/por la participación de su familia completa, y la buena acogida de su selecto grupo de amigas nativas de ese lugar; luego las conversaciones e intercambios con los profesores de la Escuela de Economía, los participantes de los dos talleres. No hubiera sido un curso en forma si Murphy no hubiera intervenido desde el inicio: fallaron el salón, el cañón, la señal de internet y la electricidad, en ese orden, en la primera mañana de actividades. Nada que no se resuelva con mi rollo interminable, un par de marcadores para el pintarrón y la buena voluntad de los participantes.

Resistentes al inicio, entre broma y broma fui dejando saber mi postura ante lo que es el trabajo dentro de cualquiera de mis cursos, independientemente del estudiante y las medallas que se quiera colgar. Que abollé algunas coronas, me dijeron. “Me da una pena tan grande, que me tengo que reír”, como siempre.

17 inscritos, pero solamente unos 8 presentes de los cuales uno estaba de manera remota y es de los más participativos. Para algunos el asunto de tener que ver con lo virtual sigue siendo del diablo y prefieren no meterse. El quid de la cuestión es que los dos cursos y los apoyos para cada uno están documentado en Edmodo, que ahí deben entregar algunas de las tareas mientras que el resto, incluidas las discusiones, se desarrollan en un wiki de PbWorks. De los 7 que tenía ya nomás me quedan 5, activos, discutiendo y colaborando en línea. Falta que entreguen las tareas finales, cuya fecha límite es el 31 de agosto. Y “calificar” con las rúbricas que les fueron proporcionadas desde el inicio.

Mientras, comenzó el proceso de liquidar al único empleado de News Republic en México; la empresa es ahora parte de un consorcio chino y decidieron cerrar esta plaza (yo la hubiera cerrado hace unos 6 meses, al menos). El asunto es que el salario de ese empleado se hacía a través de Astrolol (la empresa de Pako que no tiene ya ninguna otra actividad). Así que, mientras estaba en Parral enfrascada en mi curso, fui notificada de la situación y hubo que proceder a organizar el finiquito, lo que implicó asegurarme de que se cumplieran todas las cláusulas que contempla la Ley Federal del Trabajo (LFT) en beneficio de los trabajadores; Gaby Naranjo me hizo el enorme favor de asesorarme para que el contador hiciera su trabajo a mi gusto (y el de la Ley), de manera de ofrecerle al empleado lo que por derecho le corresponde. Y hacerle la propuesta al empleado que ya tenía un abogado listo para saltar, pero no fue necesaria su participación y nos evitamos un disgusto y un desgaste.

Siguió el trance de hacerle entender al negociador de los chinos, entre Skype hablado y escrito y por correo (supongo que es el que mejor habla inglés, y es el único que está en California … y le tocaba negociar conmigo, en mi inglés que nunca se ejercita) lo que debían pagar, traduciendo cada uno de los artículos de la LFT para que entendiera y pudiera transmitirlo a su gente en Beijing. A veces había que repetir la información, detallar e insistir en el asunto legal y lo inconveniente de provocar un litigio. Aceptaron, pero lo volvieron a complicar con formas de pago en chino. Terminé sugiriéndole que fuera a TJ para que entendiera lo del tipo de cambio (parece que no le gustó la sugerencia) y que alguien iba a tener que pagar por el estrés que me estaban provocando, afectando mi salud física y mental (shhh no digan nada al respecto). Finalmente depositaron el dinero del finiquito y mañana comenzaremos con la última fase: pagarle al empleado, al contador, y los gastos que surjan. Y cerrar la cuenta y la empresa.

Por detrás de todo eso, el asunto de la casa de mi mamá, y la salud de ella, y sus ganas de salir a la calle y de visitar jijos, y de…lo cual también parece haberse resuelto el viernes 25. Viernes de celebración, porque los cerrojos se descorrieron para destrabar todo lo que estaba detenido.

Por supuesto que no ha faltado ocasión de celebrar la vida con los amigos (de otra manera sí estaría ya en una casa de salud). Fue la ópera, “Carmen”, con Alma Rosa; Beatriz y Lizzeth en una reunión en casa; merienda con Ada y Toño seguida de un mini baby shower para Yamile; ver el eclipse con Tanya y terminar en el nuevo acuario, en Altacia, para luego comer deliciosamente; y que surgiera un proyecto que verá la luz, efímera, el 25 de septiembre. Ayer fue cafécito y donas con Poncho, seguido de una caminata de León Moderno al Poliforum; hoy, “Yo me enamorí de un ayre” en el Teatro María Grever, para aplaudir el trabajo de Ghislaine (¡esa voz!), de Jorge y de Bertha. Siguió una caminata por el centro de esta ciudad que ya se adorna con los colores de la bandera, y encontrar antojos.

Me he desahogado, por supuesto, en Facebook.

A propósito del eclipse he recordado otra etapa de mi vida y a mis queridos amigos, los que están todavía presentes y los que ya se fueron, y hemos tenido una buena interacción feisbuquera. Otras vidas, otros recuerdos y un amor eterno han sido parte de mis días y mis noches, acompañada por música, lecturas, coincidencias.

La ópera Carmen merece un texto aparte, próximamente. Se trata de que yo conserve la memoria, simplemente.

Y bueno, hay que organizar todo lo que sea necesario para comenzar mañana con los detalles formales del finiquito del empleado (ya no sabemos ni de quién es empleado). Si todo va bien y sin tropiezos, quisiera estar “desocupada” el miércoles por la mañana, para ir de jueves a sábado a Tepic, para vigilar de cerca el proceso de la casa y ver a mi amá, checarla y chiquiarla tantito, sacar un acta de nacimiento original original (recuerden que soy como Batman) antes de regresar a León a seguir con los procesos que están en marcha.

Las fotos y los videos están en Facebook e Instagram.

Me cansé leyendo. Hora de detener el tiempo.

17 de abril: un día de visitas inesperadas

Thursday, April 17th, 2014

Han sido días de maravillas y encuentros felices. De mensajes concatenados, de experiencias bellas.

Comenzaron el día en que conversé con Eduardo, a través de mensajes de Facebook  en que me compartió un poema sometido a concurso, y durante esa conversación me sugirió escribir ya para publicar posteriormente en formato de libro. Lo mismo que me había sugerido Teresita Dovalpage y a lo que todavía no me decido totalmente aunque muchas cosas vuelan en mi cabeza desde hace rato.

La conversación llevó a compartir algunas de las experiencias sobre las que mi querido profesor Revuz decía que yo no podía creer porque soy muy cartesiana. Así que supongo que debo ser polar. O bipolar. En aquella ocasión solamente le dije que yo no creía nada, que simplemente llevaba un registro y que, ciertamente, no podía encontrar razones ni las estaba buscando. Hay cosas que ocurren sin que podamos explicar su origen. Hay muchas experiencias que se remontan a mi adolescencia y que me alejaron de todo lo que sea cartomancia y ocultismo. Hay cosas que no quiero saber, simplemente. Pero el traer todo a mi cabeza me provocó una especie de convulsión, con el pulso acelerado locamente, de la que tardé en recuperarme.

Luego vino el eclipse de Luna, compartido por un grupo de entusiastas lunáticos, incluida mi madre, que estuvimos despiertos hasta que la sombra de la Tierra cubrió completamente a la Luna y ésta se tornó rojiza. En ese momento uno de mis contactos en Fb nos hizo saber que la estrella brillante al lado de la roja Luna era Spica, de la constelación de Virgo. Y entonces supe que hay una trayectoria reconocida que va de Spica a Arturo (o Arcturus), en Alpha Centauri (Arturo es la  la estrella más brillante del hemisferio celeste  norte)“Arc to Arcturus, then spike to Spica”.  Mi sobrina Mónica posteó en ese momento el mensaje que ahora es mi foto de perfil. Me fui a dormir contenta con la experiencia, aunque no pude dormir (lo cual ocurre cada vez que me desvelo).

Ayer fue una tarde mágica. Decidí ir al Metropolitano a retomar mis caminatas, olvidadas por cinco semanas. Hasta creí que no aguantaría los 5 km de ejercicio más los 2 km de caminar relajadamente para llegar al punto de partida. Pero no tuve ningún problema y, a cambio, tuve maravillosas vistas de la presa

IMG_0742
y de los paseos bordeados por jacarandas en flor

Para sentarme a pensar, llorar, relajarme

Para sentarme a pensar, llorar, relajarme

 Mis 5 km terminan justamente en el arbusto de las flores azules 🙂

Mis flores azules

Mis flores azules

A partir de ahí se trata solamente de caminar relajadamente 2 km, hasta el estacionamiento donde dejo mi carro. Por la hora (cerca de las 8 P.M.) pude observar esta maravillosa vista:

cerrando el día

cerrando el día

 

Hoy he tenido un día lleno de visitas y amistades. Amistades con quienes converso a través de Fb u otras redes. Amistades ccon quienes tengo ya programado tomarme un café, mañana. Y mi hijo, que llegó de sorpresa y de carrera, camino de San Miguel de Allende, y que estará de regreso el sábado para permanecer hasta el domingo. Simultáneamente vino de visita el colibrí, que ya sabemos que viene a decirnos que los que ya cruzaron están bien.  Pako me traerá el bebedero, de San Miguel. Luego vino un petirrojo a pararse frente a mi ventana por unos momentos.

Mi tarde ha terminado viendo el episodio 4 de la segunda temporada de Da Vinci’s Demons.

Todo está bien, todo está en orden. Y yo me siento feliz.

 

20 de mayo: muchos regalos y bendiciones

Sunday, May 20th, 2012

Pues debe ser que algo bueno he hecho.

Hace una semana estuve en Mexicali, con mi hijo, festejando el día de las madres a nuestro modo. Y no pudo ser mejor.

El sábado, temprano, nos encontramos en San Diego, en el Barnes & Noble de Hazard Center, donde conversamos tomando café. De ahí nos fuimos a la Harley Davidson a recoger su moto que estaba en servicio y luego a comer a un mercado japonés (comida y utensilios) en el que hay dos restaurantes. Un concepto de mercado más parecido al nuestro (negocios independientes dentro de él) que a los mercados gringos, y con un surtido impresionante. Algún día aprenderé para qué sirve cada cosa.

Llegamos a Mexicali justo a tiempo para descargar la moto en su oficina e instalarnos en el comodísimo sofá a ver el partido León vs. Correcaminos que iba a comenzar. Cafecito espresso para amenizar, por supuesto. Fue grandioso! León ganó 5- 0 y logró el ascenso a primera división. Ambos hubiéramos querido estar en el estadio, primero,  y en el Arco de la Calzada festejando, después!

Al terminar el partido nos fuimos a ver The Avengers. La tradición dice que juntos veamos películas de súper héroes y de animación, más todas las que tengan que ver con tecnología o ciencia ficción. Palomitas y hot dogs, como debe ser una ida al cine con Pako. Y claro: discutir la película al final. Era muy tarde pero estuve muy contenta.

El domingo nos fuimos a San Felipe después de desayunar. Disfrutamos mucho el increíble paisaje desértico de la carretera; nunca había visto uno semejante, por lo menos en vivo y a todo color o, mejor dicho, colores! Y la playa resultó ser un muy agradable sitio donde todavía no hay hoteles de lujo ni todo lo que eso conlleva. El ruido lo traían los de Morena, con unos altavoces que ni necesarios eran en esa tranquilidad pero que arruinaban la calma. La comida fue excelente y la conversación que  nunca falta  entre nosotros hizo todavía más agradable la tarde.

Regresamos a Mexicali para ver Battleship. Divertida si uno no se pone a analizar lo que pasa. Cuando salimos era muy tarde para que pensara en regresar a Tijuana, de modo que me quedé otra noche aunque tenía trabajo para el lunes muy temprano (en línea) y Pako tenía trabajo desde el domingo por la noche. Después de almorzar (trabajo terminado y enviado) y de algunas compras, el lunes regresé a TJ. Cuatro horas de viaje para llegar a casa, a reorganizarme. Disfruté mucho esos días y recibí, además, regalos adicionales: el Iphone 3G para que tenga todo en un solo aparato y no cargue tantas cosas, y  un dije en forma de cinta de Moebius.

Miércoles, jueves y viernes fueron de reuniones con amigas, en las que festejamos a Alicia Cuevas (el miércoles) y a Martha Cornejo (el viernes). Parranda pura! Mucha diversión y muy buen ambiente. El regreso de Rosarito en grupo, el viernes, fue de lo más divertido y creo que me quedé dormida en cuanto puse la cabeza en la almohada, como a la una de la mañana del sábado!

Y el sábado fue otra experiencia agradabilísima y energizante: compartir con ex alumnos, ahora amigos, la concentración contra la manipulación de los medios, en la Glorieta de Las Tijeras, en Tijuana. Ahí reencontré a un ex alumno de la prepa en calidad de médico (voluntario), quién está graduándose en esa carrera, después de cinco años! Una de las grandes recompensas que uno tiene como maestro es eso: que los ex alumnos lo reconozcan y lo busquen para saludarlo con un enorme abrazo! Me dio mucho gusto encontrar a José Antonio. Pero también encontré a Diego, Mariana, Javier, Karla y Jorge, todos de la Ibero TJ.

La tarde la pasé organizando mi viaje a León (por fin!) para dentro de una semana y al cual se une mi mamá, quien decidió no ir ni a San Francisco ni a la Isla Catalina. Me emociona que voy a ver a mis amigos y a mis hermanos y sus familias. Y que voy a reorganizar mi casa a pesar de que la ruleta en la que estoy no se ha detenido y que voy a estar volviendo a Tijuana varias veces por los proyectos que han ido saliendo.

Y creo que me va a costar trabajo dejar Tijuana de manera definitiva. Este día ha estado lleno de regalos, como para que piense en no irme.

Porque ayer me contactó Memo Benumea (también ex alumno, pero del Tec de Mty) para invitarme a comer el día de hoy, aquí en Playas, a donde viene a vivir con su familia para poder estar cerca de ellos a pesar de su trabajo que lo obliga a viajar con frecuencia. La comida fue lo de menos, en el Ricardos de Playas (donde además llegó el ala derecha de las misas en la Ibero). Lo padre fue la conversación después de ¿unos 13 años? y de lo que uno puede compartir en Facebook.

Cuando salíamos (unas tres horas después) me llamó Pako para ponerme al corriente de su viaje al D.F. y de las últimas novedades que le dan un nuevo impulso a mi ruleta. Y de la que no me quiero bajar!

Y con eso me fui a la playa, a ver si se veía el eclipse anular de sol. Y sí, pero no solamente el eclipse: era la gente, la música, las aves, el desfile de delfines que no estaba programado y el ambiente general. Muy padre!

Total: mucho cariño, muchos regalos, muchos amigos. Nomás me queda dar gracias a Dios!