Archive for the ‘Guanajuato’ Tag

9 de noviembre: terminó la gripe

Sunday, November 9th, 2014

Terminó una semana de gripe fuerte, producto de un descuido y de no atenderme a tiempo. El domingo pasado, estuvimos  en Guanajuato mi amiga Alma Rosa y yo cerrando  la conmemoración del día de muertos en Casa Cuatro, presenciando Poética Muerte de Theatron Ensamble, al que fui invitada por su director, Hugo Almanza. Antes había estado en casa de Angélica en un agradable convivio en el que disfrutamos de una variedad de platos de la temporada, incluyendo pan de anís con cajeta de camote que son típicos de Guanajuato. Eso llegamos buscando Alma Rosa y yo, justo antes de que comenzaran a levantar los tapetes de aserrín de colores dispuestos en la calle principal del centro, y de que levantaran también los puestos de pan, cajeta y figuras de azúcar.

Tapetes de aserrín de colores

Tapetes de aserrín de colores

IMG_3047

La puesta en escena de Poética Muerte tuvo lugar en la terraza de Casa Cuatro. Muy bella la vista al caer la noche, pero un viento helado. Los 50 minutos que duró el evento se pasaron volando por la calidad del trabajo actoral y por los textos. Pero fueron 50 minutos en los que mi incipiente gripe terminó por declararse irremisiblemente.

Guanajuato desde la terraza de Casa Cuatro

Guanajuato desde la terraza de Casa Cuatro

IMG_3078

 

La semana transcurrió entre la cama y mi cuarto de trabajo, para terminar los pendientes del proyecto con al SEG y apoyar  a Noel con su concurso de mate. Afortunadamente disfruto de la soledad  y hay suficiente comida en el refrigerador como para que no tenga que salir, pero estar encerrada por obligación lo hace aburrido a ratos. Entre otras cosas, no pude asistir a ninguno de los actos de protesta de la semana.

El sábado salí, por fin, para asistir  y apoyar al concurso de matemáticas. Un gusto encontrar amigos, ex colegas y ex alumnos  y conocer en vivo a Luis Fernando, además de reencontrar a una docena de ex alumnas del Colegio del Bosque, ahora estudiantes del Tec. Y luego regresar a casa para tratar de atender algunas de las ponencias en el Congreso Virtual de Educación en el que fui invitada a participar como ponente.

Detalles previos me decían que debía entrar tempano al sitio del Congreso para asegurarme de que mi presentación se desarrollaría sin contratiempos. Pero para eso está Murphy. Dado que en las interacciones de los días anteriores  nuestros horarios  coincidían y que mi presentación estaba prevista para las 3:00 P.M., entrar alrededor de las 2 P.M. para resolver los detalles de conectividad no era mala idea pero, cuando por fin pude tener acceso, recibí un comunicado de que llevaban 20 minutos esperando por mí. Resulta que en Perú tuvieron cambio de horario y no me enteré.

Entre mi hablar acelerado y que mi rollo original (lo que para mí es usualmente una ponencia) se había traducido a una presentación en Power Point, no fue difícil terminar a tiempo para el inicio de la siguiente conferencia, sin afectar a los participantes. Eso sí, solamente hubo una pregunta. Y luego mi garganta y yo pudimos descansar.

Hoy amanecí relajada y descansada. Sin prisas organicé mi día, hice mi mandado y me dispuse a volver a la casa de Angélica para la segunda parte del guateque. Una de las delicias es, por supuesto, la comida. En la ocasión anterior había probado un delicioso kepe charola, preparado por una amiga de Angélica que resultó ser la sobrina de la autora de mi libro de cocina libanesa, La cocina de Ventura. Una delicia. Esta vez nos llevó pastel de berenjena y dedos de novia,  mmmmmmmmmm. Por su parte, hace una semana  Angélica preparó empanadas potosinas, desde cero, y nos explicó cómo hacerlas; esta vez eran unas gorditas de masa quebrada mezclada con salsa de chile, rellenas de queso y carne. Deliciosas. Y a todo eso se agregan, en cada ocasión, las aportaciones del resto de los asistentes. Vino, agua de Jamaica, café, pasteles, ensaladas,…

La otra delicia es la compañía y las conversaciones. Además de los mencionados, en esta segunda sesión estuvieron Lirio Garduño y su esposo, Laura Lozano y su esposo, Leopoldo, Malú Cortes (quien nos  describió muy bien a través de la numerología, por turnos), Martha Margarita, y, atendiéndonos excelentemente, el joven hijo de Angélica. Gente que se dedica a escribir, a editar, a producir, a la música. Esta otra vida es muy rica en esas interacciones. Nos faltaron Tanya González Frausto  y Toño Falcón y Ada, lo cual dará lugar, seguramente, a un nuevo encuentro.

Entre la comida, la conversación y el buen ambiente, la gripe termino por desaparecer.  Y ahora a descansar, porque seguramente la semana va a estar movidita con asunto de trabajo.

30 de octubre: cansancio y gripe

Thursday, October 30th, 2014

Han sido tres días muy intensos. Y lo que falta.

El 27 por la noche tenía ya el plan de irme a Guadalajara a llevarle a Pako sus documentos para que viaje mañana a Mexicali, porque no me parecía sensato mandarlos por paquetería. De ahí me iría a Amatlán y a Tepic, para regresar el lunes o el martes. La SEG no había dado señales de que se llevaría a cabo la reunión que habían solicitado conmigo, para lo de PBL. Pero antier muy temprano se reportaron: la reunión sería a las 4 P.M. en sus oficinas. Noel y yo comimos mientras nos poníamos de acuerdo, sin anticipar mucho de qué se trataría. Yo había dicho que no apostaba nada y que lo que saliera era bueno. Y salió. Tres horas de reunión que terminaron con un proyecto redefinido y de ejecución inmediata, que deberá estar terminado completamente en enero.

Ayer me fui a Guadalajara muy temprano, sabiendo que tendría que regresar a León por la tarde para poder comenzar a trabajar hoy. Porque en el curso de la reunión fui esbozando detalles del diseño que se me iban ocurriendo para dar respuesta a las inquietudes de Dalila, mientras me daba cuenta de que no hay nada que podamos asummir en cuanto a lo que saben de PBL. Más bien hay que partir de que hay que explicitar todo lo que a mí me parece evidente.

Ir a Guadalajara y comer con Pako mientras nos ponemos al corriente en lo que cada uno trae entre manos, es siempre un placer. Para las 2:30 habíamos terminado lo importante, pero decidí esperar a ver si me reunía con mi sobrina Daniela para entregarle sus encargos, que han estado tres meses en la camioneta de Pako. Estuve tres horas en la Gran Plaza, y no fue posible que nos encontráramos. Pako me recogió a las 5:30 para llevarme a la Central de Autobuses, y llegué a mi casa a las 10 P.M. Con una ampolla en cada talón y completamente adolorida y con migraña.

Un Excedrin Migraña al salir de Gdl me permitió descansar un poco y relajarme en el camino. Suficiente para poder conversar con mi fantasma y recuperar la sonrisa que traía perdida en un reclamo. Otro Excedrin para dormirme en la madrugada 😦

Hoy reconstruimos el proyecto, por la mañana, y por la tarde me dediqué a poner por escrito y en gráfico los detalles importantes que salieron durante la reunión del martes. Subida en mi cama, todavía adolorida como resultado del viaje más un inicio de gripe de lo que no puedo culpar a nadie más que al estrés. Pero terminé el documento. Y mañana yo no tengo que ir a Guanajuato. Sigue esperar a lo que Noel traiga mañana de la reunión donde quedarán ya establecidas fechas, pagos, entregables, etc. Sabemos ya que iniciaremos las sesiones de trabajo con maestros  el 15 de noviembre, pero el 8 debo tener los materiales preparados para capacitar con ellos a Noel y Aurora, y de paso ponerlos a prueba. Excepto por el 21 y 22 que son los días del Congreso aquí en la ciudad, y que esperamos sean riquísimos en experiencias y colaboración, tenemos ocupados todos los sábados hasta enero, y entre semana estaremos retroalimentando en línea a los participantes. Y luego habrá que redactar todos los reportes. Claro que esperamos beneficios suficientes 😉

Por lo pronto el fin de semana es de convivios varios, incluyendo Poética de la muerte el domingo por la tarde en Guanajuato. Será un domingo rico en experiencias y comida.  Hasta pienso quedarme en Gto. para regresar el lunes temprano a León 🙂  Seguro que con eso voy a enfrentar la semana con mucho ánimo.

16 de marzo: paseo en Guanajuato

Saturday, March 16th, 2013

Pues sí, me fui a Guanajuato como lo tenía previsto aunque el viaje fue mucho más divertido y animado de lo que esperaba. Porque iba a irme en mi carro, sola. Planeaba hacer mis recorridos, comprar los dulces, ir a la Feria del Libro y regresar temprano. Pero por la mañana me llamó Alma Rosa y se ofreció a pasar por mí, pues ella iba a un compromiso con sus amigas. Pasó como a las 11 de la mañana, acompañada por una de sus amigas (que resultó ser la cumpleañera) y luego fuimos a recoger a otra antes de salir a carretera.

Conversamos todo el camino y solamente paramos para cargar gasolina. Alma Rosa escogió la carretera libre que yo no había transitado. Llegamos al centro de Guanajuato a reunirnos con la amiga que faltaba. Ellas se fueron a atender su compromiso y yo a realizar mis recorridos. Quedamos de vernos en el estacionamiento a las 5 P.M.

Crucé el Mercado Hidalgo nomás por los colores y olores, y luego por el Parque de San Fernando para llegar a la Universidad, dando un paseo. La Feria del Libro se desarrolla en el edificio anexo, el Ex Hospicio de la Compañía de Jesús. Practicamente no había más gente que los expositores, lo cual es triste. Encontré una edición bastante decente y económica de Rayuela (otro de los libros que tenía que recuperar), y compré un par de separadores para regalar. Hay muhos libros para niños y lo que se ofrece está a precios accesibles, aunque no hay una gran cantidad de títulos o temas.

Caminé por el centro para llegar a un cajero (porque en algún momento perdí parte del dinero que llevaba) entrando a los comercios para bobear. Encontré cosas interesantes pero no compré nada. Tomé un delicioso café turco acompañado por un dedo de novia en el Falafel de la calle Truco y recorrí la zona de la plaza principal antes de regresar al mercado.

Compré muchos dulces: los alfajores y la fruta cubierta para mi mamá, los enchilados para Jessy, los rollos de guayaba, de higo y de coco, los arrayanes en azúcar, las cajetas, y unos cuantos más. Una muñeca (vestida de azul) de cartón para mi má, para que recuerde su infancia. Luego me comí una muy buena torta de carnitas con un Boing de mango (mmm) en el mismo mercado (el bolillo de la torta es excelente, casi como un birote de Guadalajara) y salí rumbo a la dulcería fina que se encuentra a unos metro, para completar mi carga de dulces.

Regresé al parque de San Fernando a revisar mis mensajes y relajarme viendo pasar la tarde y la gente, y a las 4:30 me encaminé al estacionamiento. Alma Rosa y sus amigas estaban llegando también. Nos fuimos a la casa de Tere (la amiga que vive ahí) a conversar y tomar un refresco. Un rato muy agradable en un grupo que me hizo sentir como si fuera miembro habitual. Pero había que regresar a León.

Fue un día soleado aunque no caluroso, caminé mucho, comí deliciosamente, tengo nuevas amigas, y mi librero recuperó un libro importante. Mañana yo pasaré por Alma Rosa para irnos a Aguascalientes.

Ahora a descansar y dar gracias por tantas cosas buenas.