Archive for the ‘Mexicali’ Tag

5 de julio: correr y correr

Thursday, July 5th, 2012

Dos semanas en las que han pasado muchas cosas. Mi mudanza sigue en proceso pero muchas cosas siguen sin definirse, especialmente el Infonavit, que no da color. Hoy me dijeron, en las oficinas regionales, que el problema es que los sistemas del Infonavit y los de las afores (todas) no “se hablan” bien. Algún error hay en la transferencia de datos que hace que el Infonavit no se dé por enterado de que tiene que pagar. Y entonces solamente queda esperar a que un experto ingeniero en sistemas venga a resolverles el problema. ¿Será?

Mientras he estado muy ocupada haciendo mil cosas aquí y en León. La semana anterior, del 24 al 27 de junio, tuvo lugar el ISTE 2012 en San Diego, y no perdí la oportunidad de asistir dos tardes. Viajar a San Diego tiene el inconveniente que hay que hacer por lo menos hora y media de fila para cruzar, con lo que el tiempo disponible para participar en los eventos se reduce considerablemente, y se roba la hora de la comida. De ahí que terminara extenuada (aparte las caminatas!) y necesitara permanecer en cama y con sobrealimentación todo el jueves.

El sábado muy temprano me fui a Mexicali para de ahí volar a León. Aprovechamos para dar de baja el Intrepid (el primer carro que Pako compró aquí) que estaba a mi nombre y que alguien se llevó sin más. También tramitamos la transferencia de un teléfono con internet ilimitado (plan que Telcel ya no vende) para que pase a ser de mi propiedad, y aproveché para platicar con los que están haciendo la mudanza de Pako para organizar la mía.

Guadalajara me recibió con un chubasco que me obligó a quedarme a dormir en el mismísimo hotel que está en el aeropuerto. Salí a León muy descansada y debidamente alimentada, y celebro haberlo hecho porque encontré que la cerradura d mi casa estaba trabada! Dos horas esperando a que el maestro de obras que está haciendo las reparaciones de la casa (y quien cerró la puerta) consiguiera un cerrajero y que yo pudiera entrar. Aproveché el rato para ponerme de acuerdo con Doña Silvia sobre los detalles que hay que terminar, tomando en cuenta que Pako llegará a León este fin de semana.

En cuanto me organicé, me fui a votar. Tere Hernández, mi amiga a la que hacía rato no veía, estuvo al pendiente de ubicar las casillas especiales. Me fui a la de la Central Camionera…que no habían instalado! Resultó que la única estaba en el Polifórum, y cuando llegué encontré una fila de unos 80 metros. Cinco horas de espera. Tere terminó por irse a platicar conmigo a la fila, mientras me tocaba votar. Terminamos con la merienda (comida para mí) en el Applebees. Estaba realmente cansada pero dormí mal.

El lunes, lo primero fue rentar un carro para poder hacer todos los recorridos previstos sin demasiados contratiempos. De ahí me fui a comprar el piso para la sala y de paso compré unos tacos al vapor para mi almuerzo. Apenas el tiempo para cambiarme antes de irme a la ibero para las entrevistas y la clase muestra, que iniciarían a la una de la tarde. Terminamos a las cuatro en punto! Y correr otra vez tratando de llegar a Santander para hacer un depósito (el pago para la asistencia al congreso en Cd. Obregón), pero no lo logré porque en León ese banco cierra a las cuatro (en Tijuana cierra a las cinco!).

Dado que iba rumbo al Tec de Monterrey, al otro lado de la ciudad, para la conversación con Noel (Wannasolution) decidí que lo mejor sería comer en Plaza Mayor…un McTrio 😦  Pero apenas así pude llegar puntalmente a la cita. Proyectos interesantes en los que seguramente me involucraré próximamente. Terminamos pasaditas de las ocho y apenas tuve tiempo de pasar por algo de pan y leche a El Globo. El maestro de obras llegó a la casa hacia las nueve, para ponernos de acuerdo sobre lo que había que hacer en esta semana.

El martes, después de recibir el piso y de entregar el carro, salí a Guadalajara para volar de regreso a Mexicali. Y ya ahí, cenar con Pako y sus compañeros y compartir el estrés de mi hijo en su última noche en Mexicali, después de tres años de estancia y con algunos pendientes por resolver. Quedó claro que para ir a Tijuana lo más sensato sería rentar un carro, después de que llevara a entregar la camioneta a las oficinas de la agencia de mudanzas. Llegamos al aeropuerto de TJ a las dos de la tarde, justo a tiempo para que Pako documentara su equipaje para viajar a Monterrey, desde donde mañana volará a León.

Yo llevé mi equipaje y algunos triques más a mi depa, recogí mi carro que se había quedado en el taller para revisión general, y luego fui a entregar el carro en el que viajamos desde Mexicali, a la Zona Río. Pude participar un rato de la manifestación en la glorieta de Cuauhtémoc. Pero no podía quedarme porque a las cinco en punto teníamos sesión del taller TICTAC2012, y llegué apenitas. Después, ya como a las 7:30, por fin me fui a comer. Creo que me quedé dormida en cuanto me subí a mi cama!

Hoy fue día de Infonavit. Por alguna razón me siento relajada, señal de que el Universo comienza a organizarse. Por eso pasé por el Mercado Hidalgo por la fruta y el queso que necesito para mis desayunos, sin prisas. Llegué a preparar comida (muchos días sin hacerlo). Mientras comía recibí un mensaje de la Ibero: me proponen dos cursos de 6 horas semanales cada uno. Mejor no podría ser. Luego, fui a las oficinas de Tijuana innovadora para una breve presentación de Prezi, aunque terminamos conversando sobre WolframAlpha y Pecha Kucha.

Y ahora si dormiré como Dios manda. Porque mañana me toca ir al ISSSTE, esperando que el trámite esté terminado y puedan entregarme mi cheque!

20 de mayo: muchos regalos y bendiciones

Sunday, May 20th, 2012

Pues debe ser que algo bueno he hecho.

Hace una semana estuve en Mexicali, con mi hijo, festejando el día de las madres a nuestro modo. Y no pudo ser mejor.

El sábado, temprano, nos encontramos en San Diego, en el Barnes & Noble de Hazard Center, donde conversamos tomando café. De ahí nos fuimos a la Harley Davidson a recoger su moto que estaba en servicio y luego a comer a un mercado japonés (comida y utensilios) en el que hay dos restaurantes. Un concepto de mercado más parecido al nuestro (negocios independientes dentro de él) que a los mercados gringos, y con un surtido impresionante. Algún día aprenderé para qué sirve cada cosa.

Llegamos a Mexicali justo a tiempo para descargar la moto en su oficina e instalarnos en el comodísimo sofá a ver el partido León vs. Correcaminos que iba a comenzar. Cafecito espresso para amenizar, por supuesto. Fue grandioso! León ganó 5- 0 y logró el ascenso a primera división. Ambos hubiéramos querido estar en el estadio, primero,  y en el Arco de la Calzada festejando, después!

Al terminar el partido nos fuimos a ver The Avengers. La tradición dice que juntos veamos películas de súper héroes y de animación, más todas las que tengan que ver con tecnología o ciencia ficción. Palomitas y hot dogs, como debe ser una ida al cine con Pako. Y claro: discutir la película al final. Era muy tarde pero estuve muy contenta.

El domingo nos fuimos a San Felipe después de desayunar. Disfrutamos mucho el increíble paisaje desértico de la carretera; nunca había visto uno semejante, por lo menos en vivo y a todo color o, mejor dicho, colores! Y la playa resultó ser un muy agradable sitio donde todavía no hay hoteles de lujo ni todo lo que eso conlleva. El ruido lo traían los de Morena, con unos altavoces que ni necesarios eran en esa tranquilidad pero que arruinaban la calma. La comida fue excelente y la conversación que  nunca falta  entre nosotros hizo todavía más agradable la tarde.

Regresamos a Mexicali para ver Battleship. Divertida si uno no se pone a analizar lo que pasa. Cuando salimos era muy tarde para que pensara en regresar a Tijuana, de modo que me quedé otra noche aunque tenía trabajo para el lunes muy temprano (en línea) y Pako tenía trabajo desde el domingo por la noche. Después de almorzar (trabajo terminado y enviado) y de algunas compras, el lunes regresé a TJ. Cuatro horas de viaje para llegar a casa, a reorganizarme. Disfruté mucho esos días y recibí, además, regalos adicionales: el Iphone 3G para que tenga todo en un solo aparato y no cargue tantas cosas, y  un dije en forma de cinta de Moebius.

Miércoles, jueves y viernes fueron de reuniones con amigas, en las que festejamos a Alicia Cuevas (el miércoles) y a Martha Cornejo (el viernes). Parranda pura! Mucha diversión y muy buen ambiente. El regreso de Rosarito en grupo, el viernes, fue de lo más divertido y creo que me quedé dormida en cuanto puse la cabeza en la almohada, como a la una de la mañana del sábado!

Y el sábado fue otra experiencia agradabilísima y energizante: compartir con ex alumnos, ahora amigos, la concentración contra la manipulación de los medios, en la Glorieta de Las Tijeras, en Tijuana. Ahí reencontré a un ex alumno de la prepa en calidad de médico (voluntario), quién está graduándose en esa carrera, después de cinco años! Una de las grandes recompensas que uno tiene como maestro es eso: que los ex alumnos lo reconozcan y lo busquen para saludarlo con un enorme abrazo! Me dio mucho gusto encontrar a José Antonio. Pero también encontré a Diego, Mariana, Javier, Karla y Jorge, todos de la Ibero TJ.

La tarde la pasé organizando mi viaje a León (por fin!) para dentro de una semana y al cual se une mi mamá, quien decidió no ir ni a San Francisco ni a la Isla Catalina. Me emociona que voy a ver a mis amigos y a mis hermanos y sus familias. Y que voy a reorganizar mi casa a pesar de que la ruleta en la que estoy no se ha detenido y que voy a estar volviendo a Tijuana varias veces por los proyectos que han ido saliendo.

Y creo que me va a costar trabajo dejar Tijuana de manera definitiva. Este día ha estado lleno de regalos, como para que piense en no irme.

Porque ayer me contactó Memo Benumea (también ex alumno, pero del Tec de Mty) para invitarme a comer el día de hoy, aquí en Playas, a donde viene a vivir con su familia para poder estar cerca de ellos a pesar de su trabajo que lo obliga a viajar con frecuencia. La comida fue lo de menos, en el Ricardos de Playas (donde además llegó el ala derecha de las misas en la Ibero). Lo padre fue la conversación después de ¿unos 13 años? y de lo que uno puede compartir en Facebook.

Cuando salíamos (unas tres horas después) me llamó Pako para ponerme al corriente de su viaje al D.F. y de las últimas novedades que le dan un nuevo impulso a mi ruleta. Y de la que no me quiero bajar!

Y con eso me fui a la playa, a ver si se veía el eclipse anular de sol. Y sí, pero no solamente el eclipse: era la gente, la música, las aves, el desfile de delfines que no estaba programado y el ambiente general. Muy padre!

Total: mucho cariño, muchos regalos, muchos amigos. Nomás me queda dar gracias a Dios!

8 de abril: Los mejores tres días. Sábado y domingo

Sunday, April 8th, 2012

A pesar del cansancio del viernes, nos fuimos a la zona turística de Palm Springs después de desayunar. Recorrimos las galerías, las tiendas de curiosidades, y una exposición con los trabajos de artistas de la región, en un parque. A eso de las 10:30 un carillón se dejó escuchar durante un buen rato, aparentemente conmemorando el Sábado de Gloria, aunque no había ninguna iglesia a la vista.

Poco a poco la calle se iba llenando de visitantes. La noche anterior Pako había observado la cantidad de banderas  arcoiris en los locales y nos preguntábamos si había alguna suerte de reunión. Pero no. En una de las librerías más elegantes, con muchos objetos de los museos de Arte Moderno a la venta, encontramos un libro que describía, desde la portada, cómo Palm Springs había sido creada como un paraíso gay por artistas en el siglo pasado.

La ciudad está muy extendida y no hay espectaculares, para proteger la arquitectura y el estilo de la ciudad. El GPS es una maravilla en esos casos. O Siri.

Todavía hicimos un recorrido por los alrededores antes de regresar a Mexicali, a donde llegamos hacia las cinco de la tarde directamente a comer unas hamburguesas muy buenas, recomendadas por mi hijo. Luego nos fuimos al cine, a ver The Hunger Games, y de ahí a comentar la película en un café.

Como a las 10 de la noche nos fuimos a dormir, Pako a su depa y yo al hotel. Necesitábamos dormir tranquilamente y recuperarnos del cansancio del viaje.

Esta mañana de domingo desayunamos en el restaurante del hotel y luego Pako me llevó a la Central de Autobuses para que regresara a Tijuana. El tenía trabajo que resolver con sus colegas de la India (que no están de vacaciones, por supuesto) y necesitaba organizar algunas cosas. Yo tenía que llegar a mi casa para comenzar con la medicación que me recomendó mi hermano-médico Manuel, para combatir una alergia en la mitad derecha de mi cuerpo.

Pero lo primero es lo primero: preparar la masa para una pizza (en la máquina, por supuesto) mientras desempacaba, para luego hornear la pizza y comer. Y luego revisar mis mensajes y subirme a mi cama a relajarme.

Han sido tres días maravillosos, con las actividades que mi hijo y yo solemos compartir: caminatas, cine, música, arte, conversaciones. Cuándo tendremos tiempo de pasar otros cuantos días así, no sé. Pero por lo pronto me siento plena. No me hace falta absolutamente nada para ser feliz. Y por eso, y muchas más cosas, doy gracias a la vida, otra vez.

8 de marzo: feliz día de ser madre!

Thursday, March 8th, 2012

Como cada que viene Pako o nos vemos en algún lado. 32 años y cuatro semanas desde su concepción, y sigo dando gracias por la bendición que es mi hijo.  Y no tiene que ver con que sea inteligente o muy educado o cualquier característica con la que se suele calificar a los hijos…de los demás. Simplemente es el hijo perfecto para mí, nacido en el momento ideal y con el chip cuidadosamente seleccionado y pre-instalado tomando en cuenta el tipo de madre que yo podría ser. He aprendido mucho con él y hemos mantenido un diálogo ininterrumpido que se alimenta de muchas cosas: el trabajo, los libros, la música, el cine, la fotografía, los viajes, la comida, etc.

Hoy fue uno de esos días en que nos encontramos para disfrutar la comida en el curso de uno de sus tantos viajes. Vino de Mexicali para volar a Monterrey. Lo esperaba en la Central de Autobuses de Tijuana pero su camión se descompuso cerca de la zona de restaurantes de Otay, así que allá fui a rescatarlo. Comimos en Roots, un restaurante en esa área, y conversamos todo el tiempo hasta que dio la hora de llevarlo al Aeropuerto. Las fotos y las experiencias de su reciente viaje a Europa, los avances de su nuevo proyecto, los retos de su trabajo y sus expectativas, la moto que acaba de comprar, y los proyectos que tenemos en común.

Cada uno de estos encuentros me llena de energía, de confianza y de buen humor. Nada más requiero. Y sin embargo cada vez me trae regalos. Esta vez los detalles que trajo de España: un par de colguijes de platería charra de Salamanca y una charola de jamón serrano. El imprescindible libro (esta vez el quinto de la serie de The Sandman) y una muñequita japonesa con una descripción que me pidió leer para explicar porqué la escogió:

Mi esencia es audaz y valiente
Al creer en ti mismo y mantenerte fiel a tus convicciones revelas mi inalterable espíritu. Que la confianza en ti mismo te ayude a afrontar la vida con serena convicción, valentía y aplomo.

segun Pako

Así me ve. Y si nunca me ha importado lo que crean de mí los demás, con esto nothing really matters to me

A esta hora ya debe haber llegado a Monterrey y de regreso, el domingo, en el mismo Aeropuerto abordará el autobús a Mexicali. Pero entonces yo iré para allá! 🙂