Archive for the ‘música’ Tag

9 de septiembre: Un día más

Monday, September 9th, 2019

Es el tercer día.

Puedo cumplir satisfactoriamente con lo que me pidan:

  • Escribir un rollo
  • Resolver un problema
  • Arbitrar un artículo
  • Revisar una propuesta para un amigo o amiga
  • Limpiar la casa
  • Lo que sea, a petición de alguien

Fuera de eso no hay nada. No hay voluntad o deseo de hacer algo personal. Ni siquiera han ocurrido insights para darle continuidad al trabajo que tengo en proceso, y tampoco me preocupa. Es como si me hubiera quedado vacía. Pero no lo estoy porque entonces no lloraría.

Al ocuparme en algo todo funciona casi con normalidad hasta que un murmullo, el piar de Alguna de las aves del parque, una nota de cualquier pieza musical, incluso si es música clásica, rompe mi concentración. Todo se deshace en pedacitos. Hay que parar, dejarse fluir y, pasado un rato, volver a empezar. Una y otra vez.

No es algo que yo controle, y tal vez ni siquiera quiero controlarlo. Lo que sé es que gradualmente recuperaré la “normalidad”. Mientras, ¡música, Google Home!

25 de abril: La música y la magia

Saturday, April 25th, 2015

La FENAL de León no es, ni con mucho, un evento semejante al de Guadaajara.

Y sin embargo, en esta ocasión hubo magia. Llegué alrededor de la 5:30 y tuve tiempo de pasar por el stand de la Librería Francesa y hacerme de un par de libros antes de ir a la presentación del libro Ladakh, de Francisco Alatorre Vieyra, Premio Nacional de Poesía Efrían Huerta 2014. Lo presentaba Rocío Cerón, a quien conocí en un taller que impartió en el Centro de Posgrado y Estudios Sor Juana, en Tijuana.

Salí corriendo para llegar a tiempo al evento organizado por la Librería Efraín Huerta del Fondo de Cultura Económica. El Maestro Carlos Prieto presentaba su libro Dimitri Shostakóvich. Genio y drama, y ofrecía un breve concierto. Un lujo verdadero. No solamente nos platicó, muy amenamente,  de su vida, sus estudios de ingeniería y economía en el MIT y la manera como conoció y se enamoró de la música y la obra de Shostakóvich, sino que también nos ofreció tres piezas, para violonchelo.  Aunque solamente estaba anunciada la Suite No. 3 para violonchelo solo, de Bach, complementó con una marcha de Prokofiev y el Minueto de la Primera Suite de Bach. Una delicia, y un público de todas las edades muy interesado y conocedor.

La magia vino en el segundo movimiento de la Suite No. 3 (son seis movimientos). Ahí sí me fui de viaje con la música, hasta que la imagen de un beso que debió venir de muy lejos me trajo de regreso a la realidad. Esta vez no fue la brusca negación de lo imposible sino el alejamiento de quien dice hasta pronto y se va perdiendo en la distancia. Fue bello y fue bueno.

Terminó el concierto, y vino la toma de fotos y firma de autógrafos. Una persona amabilísima y cordial, el Maestro Prieto.

“Para Blanca, mi estimada amiga, con un abrazo. Carlos”, escribió.

24 de diciembre: disfrutando de la compañía del hijo

Wednesday, December 24th, 2014

Llegó el domingo en la noche, y se puso a trabajar. El lunes platicamos durante el almuerzo, luego en mi cuarto de trabajo, después en los trayectos de ida y vuelta a La Gran Plaza, a donde fuimos a ver la última entrega de El Hobbit. Muchas opciones, muchos proyectos y a saber por cuál se decidirá al final.

El martes continuamos conversando sobre los avances de sus proyectos, sin saber todavía para donde apuntará la perinola, cuando la suelte. Surgió la posibilidad de viajar a San Francisco, como mi regalo de cumpleaños. Dependerá de lo que haya como trabajo pero, de entrada, es un entusiasta sí.

Un proyecto que define cada vez más claramente es el apoyar la creación/re creación de una cultura nacional a partir de experiencias artísticas. La música, particularmente, sería su apuesta si consigue los medios. Y me siento muy recompensada. No le interesa tener dinero o tener una gran casa o un gran carro. Es generar ingresos suficientes para apoyar la creación de ese tipo de música no comercial. Y claro, hablamos de la música y los músicos; de la canción de protesta a los cantantes actuales, productos comerciales sin propuestas significativas. Hablamos del valor de la canción y los cantantes mexicanos; y me sorprendo agradablemente: Pako no tiene esos prejuicios que me acompañaron (y ni siquiera estoy segura de que sea pasado) por muchos años, impidiéndome valorar mucha de la música popular.

Hoy salí a comprar pan para las tortas de bacalao, y a la librería del Fondo de Cultura Económica. Al entrar me encontré a Jorge Jáuregui y platicamos seguramente por más de una hora: libros, vivencias, películas. Él acababa de comprar un libro sobre la música mexicana: Mi vida, mis viajes, mis canciones, y me pareció el regalo ideal para mi hijo, en función de ese interés manifiesto.

Hace un rato cenamos tortas de bacalao y tamales; yo tomé atole, él prefirió agua de melón. Luego intercambiamos regalos y le gustó su libro 😉 Como siempre, la sobremesa es de lo mejor. Del análisis de Sim City a los resultados de la liga NFL (video juego) en la que participa anualmente con varios de los amigos que tiene desde la prepa. Pero también la inflación, los excesos de Barbarita, el saqueo que llevan a cabo todos los frentes de gobierno, la miseria que observamos…

Pero se acaba el día y yo estoy agradablemente cansada.

Que sea una verdadera Noche Buena.

3 de marzo: recuperar energía

Monday, March 3rd, 2014

Creo que es el primer día, en varias semanas, en que decido dedicarme al delicioso arte del dolce far niente. Semanas de estar atareada con exámenes, cursos en los que me meto y para los que a veces ni me alcanza el tiempo, la escritura de cuentos que ha resultado una sorpresa. Finalmente este fin de semana fue de convivencia con amigas. El sábado estuvieron aquí Ghislaine y Claudia. El domingo me fui a disfrutar del concierto gratuito de Fernando de la Mora al Fórum Cultural Guanajuato, con Alma Rosa, donde nos acompañaron el Dr. Rivera y su esposa, y José Luis, uno de los ex alumnos a quien regularmente encuentro en estos eventos.

Cierto, en la semana de mi cumpleaños Alma Rosa y yo nos habíamos ido al concierto de Serrat, en el Teatro Doblado. Pero esa reseña la hice ya para Es Lo Cotidiano. Desde entonces, entre las idas a Guanajuato para el proyecto con la SEG, las cuestiones de trabajo en la universidad, el Taller de Cuento y las minucias de la vida diaria he andado como trompo chillador. Claro, también hay que contar las deliciosas idas a caminar al Parque Metropolitano.

Pero mi cuerpo dijo ¡basta! Y entonces hay que hacer caso. El viernes amanecí disléxica y disnumérica; y lo bueno es que ese día no tengo clase y puedo quedarme encerradita para evitar desastres.  Eso sí, almorcé con mi querida Maluca en el Patio Andaluz. Excelente compañía y deliciosa comida. El fin de semana tenía que ser de relajarse, y así fue.

Con Ghis y Claudia, de las 3 de la tarde a las 10 de la noche del sábado conversamos y comimos muy gratamente. Y seguimos en eso hasta que ya estaban arriba del carro para irse. ¡Es taaan saludable!

Ayer el concierto fue una maravilla. Aunque comenzaba a las 7 de la noche, yo llegué poco antes de las 5 de la tarde para reservar lugares en primera fila. Llevaba Leer, de Zaid, pensando en aprovechar lo que pensaba que sería un largo rato muerto. Llevaba también una botana de pepinos y zanahorias, queso, agua y mis aparatos para tomar fotos y compartirlas. Apenas alcancé a leer un par de páginas del libro cuando los músicos comenzaron a ensayar tocando, primero, pedacitos de las piezas del repertorio. Cuando todos los integrantes de la orquesta se habían reunido, ensayaron con la música completa de algunas de las canciones del programa. El tenor llegó temprano para ensayar y, para los que llegamos temprano, fue el pre concierto completo. Hasta una foto con él me pude tomar.

Lo que leí en las dos páginas fue muy significativo. Zaid habla de cómo, cuándo enfrentamos la belleza, somos capaces de reconocer, posteriormente, la fealdad a la que estábamos acostumbrados. Y supongo que para algunas personas eso pudo ocurrir ayer. Según me contó Alma Rosa, alcanzó a escuchar las respuestas que daba una señora a una encuesta que en el lugar estaban haciendo.  ”¿Cómo se enteró del evento?” “Porque pasaba y me quedé a ver qué había”; “¿Le gusta como canta el tenor?” “No sé porque nunca lo he oído”; “¿Qué sugerencias haría?” “Que haiga más eventos de estos”.

El tenor comunica emoción, no se trata solamente de una gran voz y mucha técnica. Algunas canciones (Deja que mis labios te nombren quedo, como se nombra a Dios…) que yo no recordaba, lograron sacarme de mi estado casi usual de oigo pero no escucho y volver a la nostalgia del pasado (dice Serrat en Paraules d’amor). Los danzones, uno de ellos bailado por algunas parejas de asistentes, me hicieron pensar en mis padres bailando  (Dancing with my father again, y la añoranza me envolvió).  La única canción que realmente no soporto, independientemente de quién la cante, es Amor eterno, de Juan Gabriel. Y fue una de las canciones en el encore. La otra fue Granada.

Los 70 minutos que se suponía que duraría el concierto se extendieron hasta completar una hora y tres cuartos. En un ambiente donde se podían corear las canciones, acompañarlas con las palmas y bailar con la música de los danzones, creo que los asistentes solamente pudimos desear que se repitan estos eventos que sí acercan a la gente a la cultura. Muy disfrutable.

Luego, Alma Rosa y yo nos fuimos a tomar un café a Corazón de pan. Regresé alrededor de las once de la noche a mi casa y encontré mensajes de Adrián, que estaba en modo conversador. Es un ex alumno de Tijuana, de los que siento más cercanos, y me da mucho gusto cuando conversamos. Pero a las 12, como la Cenicienta, hay que retirarse a dormir, porque los lunes sí hay clase.

Este día transcurrió entre la clase, la visita al ISSSTE a decir que sigo viva, el súper,  el chat, la música y algo de lectura ligera. Hasta mandé uno de mis textos a un concurso que me sugirió la profesora (esa es una de mis sorpresas: ¡dicen que escribo bien! y sin necesidad de correcciones, lo cual es bastante extraño para mí). Supongo que mañana amaneceré ya en modo de trabajo regular. Y más me vale porque están los pendientes del proyecto.

Por ahora ¡a dormir para poder ir mañana temprano al Metropolitano!

22 de marzo: comienzan las vacaciones!

Friday, March 22nd, 2013

Pues llegaron las vacaciones de Semana Santa! Dos semanas en el Colegio y solamente una en la universidad. Pero a partir de hoy soy chino libre!

Y bueno, el día estuvo movido: Colegio de 7 a 8:30, aunque solamente había cinco alumnas! Medio comenzamos un tema y terminamos conversando. Luego asistí a una muy interesante conferencia en la Ibero: Estética de la Mirada, a cargo de Diego Lizarazo; me gustó, la verdad. Y luego me fui a comer con la Maluquita, su mamá y su chiquito a Argentilia; excelente comida pero mejor compañía. Pasamos un muy buen rato, y casi a las 5 P.M. tomé el camino a mi casa. De paso llegué a buscar el encargo de mi má, que no encontré.

Viernes es día en que la señora Silvia viene y pone orden (más o menos), de manera que no tengo que preocuparme mucho porque, por lo menos, este espacio se ve ordenado. Y después del rato que necesito para ponerme cómoda e instalarme frente a la lap, he estado escuchando música y organizando los libros que pretendo leer en estos días, antes del viaje. Pero también he estado organizando la visita de mis alumnos de la Ibero Tijuana a León. Con Ramón, la instalación en la jacaranda talada de la Av. González Bocanegra. Con Cristina Godoy, que llegará un par de días antes que el resto de la comitiva, el ir a recibirla e instalarla aquí en la casa, esperando que lleguen los demás.

Es una delicia poder dedicarse al dolce far niente, saborear con calma una copa de vino, escuchar canciones (cosa que no hago a menudo), chatear, y anticipar la visita de amigos que vendrán mañana. Hasta la comida sabatina tengo prevista (otra cosa que no hago a menudo): couscous con vegetales y garbanzos. Y hasta puede que prepare un poco de humus.

Escucho a Sabina y a Serrat en el Luna Park, en You Tube. Dos horas y media de música y bromas entre ellos. Y la verdad es que el rato se ha pasado volando. Ha sido un excelente día en el que mi programa de verano se va definiendo sin complicaciones. No puedo pedir más.
A descansar!

14 de abril: la recuperación

Saturday, April 14th, 2012

Decidí que hoy ya no debía estar en cama. No es que ya esté totalmente recuperada pero creo que lo mejor es comenzar a hacer vida normal. Fueron cinco días en cama y éste es el sexto de encierro. Pero desde ayer tenía ganas de bailar, nomás que el movimiento me causaba mucha molestia.

Anoche, mientras veía el especial de Lionel Richie desde las Vegas, con los músicos de country, por CBS, un “comercial” me llamó la atención: era acerca de “shingles”, o sea la misma enfermedad que me atacó. Temprano busqué la información en Google y resulta que si hay vacuna y que en los E.E.U.U. se aplica a todos los mayores de 60, como parte del cuadro de salud. Y debe haber algún brote porque nunca (en 8 años aquí) había visto eso. Yo ya estoy saliendo, ciertamente, y desde ayer comencé a tomar el Factor de Transferencia que me hizo el favor de traerme Perlita desde Florida. La idea es de que recupere más rápidamente mis defensas.

Hoy me levanté temprano y comencé por poner música de las grandes bandas. Eso me llevó a un playlist de Nana Mouskouri, en You Tube, muy disfrutable. Mientras, comencé a organizar mi almuerzo, y dispuse todo para bañarme y vestirme como si fuera a salir. Funcionó muy bien. Para el medio día ya había reunido la ropa sucia, así que decidí salir a la lavandería y a ver si el Infonavit se había dignado depositarme. Pero no.

Ya entrada en lo de la limpieza hice todo: moví cama y le puse sábanas limpias, sacudí, limpié el piso y luego el baño, y lavé algunas cosas a mano. Claro que se me olvidó que había que comer, pero cuando me dio hambre calenté el caldo de pescado. Pero no vuelvo a comer eso en unos seis meses, por lo menos!

Revisé la tarea de la Morra (que comenzamos antier, aquí en la casa, y que se llevó para afinar antes de entregarla) y le hice todas mis observaciones, en Google Docs. Estuve posteando en Twitter  sobre el Encuentro Tijuana e invitando a algunos amigos tuiteros a participar en el evento.  Y claro, posteando muy activamente en Facebook.

Luego, envié mi queja formal al Infonavit: hace un mes que se hizo el trámite, vía la Afore, y ni noticias tengo. Ojalá que respondan pronto, y en cash.

Y toda la tarde he estado escuchando las bandas que participan en Coachella, vía el canal de You Tube. Un excelente evento. Alguna de la música me es familiar, por Pako. Otra es completamente nueva para mí, pero todos los grupos son  muy buenos. Me han gustado Andrew Bird & Noel Gallagher (ex Oasis), particularmente.

Ahora supongo que es tiempo de pensar en descansar. Mis dolencias continúan, aunque cada vez menos intensamente, y generalmente es a media noche que se acentúa el dolor. Espero que el cansancio del día ayude a que duerma mejor.