Archive for the ‘orgullo’ Tag

12 de septiembre: Gracias

Saturday, September 12th, 2015

Tantos agradecimientos en este día:

A mi sobrino Jorge que me recibió y acompañó en Guadalajara;

A los que hoy me trajeron a Amatlán de Cañas y me alojan en su casa: mi hermano, su esposa y sus hijos.

A los que me reciben y me integran a esta comunidad nayarita, cada que vengo aquí.

A los nuevos amigos, miembros de esta comunidad, y a sus compañeros de escuela que con tanto cariño y respeto recuerdan a mi padre en sus reuniones. Una muy emotiva memoria.

A mi padre, por sembrar la semilla que ha dado buenos frutos y, muy especialmente, por lo que en mí dejó.

A mi amá, que soporta valientemente todo lo que venga (y a veces caen gotas grandes).

A mi escuincle, que mantiene conmigo una comunicación constante y me alienta en cada momento.

A los amigos y sus porras.

A la vida.

Me voy a dormir con un gratísimo sabor: mi memoria, lo que yo recuerdo de mi padre, concuerda con la imagen y la presencia que de él permanece en una comunidad importante, conformada a lo largo de años: los que lo conocieron como profesor (por amor a la docencia) en la Escuela Normal Rural de Xalisco, Nayarit, y quienes lo conocieron como defensor de los derechos de los trabajadores (por amor y por compromiso real) desde su puesto en la Oficina de la Secretaria del Trabajo en Nayarit. Un orgullo genuino y un honor inmenso el de ser su hija. Un beso, Profe. ❤

20 de enero: contentísima

Tuesday, January 20th, 2015

Y cómo no. Además de la lluvia de proyectos y actividades de todo tipo a los que he sido invitada, tengo los amigos y la familia.

Los proyectos, todos, están ya andando. Cierto que no todos producen dinero, pero lo que generan es mucho más valioso.  Y me siento satisfecha.

Los amigos me conectan con más gente interesante, productiva, rica en ideas, con quienes se amplía el disfrute de las conversaciones y del pan y el vino compartidos.

Mi familia me echa porras nomás con que salude y ponga una de las terribles selfies con las que documento mi acercamiento al fin de los 64 años. Y me mandan regalos, bendiciones, buenos deseos, mensajes de apoyo, etc.

Y mi chaparrito, además de todo el afecto, además de compartir conmigo su trabajo y de solicitar mi retroalimentación – lo que muestra su confianza en mi juicio- está orgulloso de lo que hago, igual que mi padre lo estaba.

No necesito más.

Y por todo eso, doy gracias ❤

Del 12/12/1912 al 12/12/2014

Friday, December 12th, 2014

José Guadalupe Parra Ramos decía su acta de nacimiento y sus papeles oficiales como trabajador… y lo fue, intensamente, toda su vida. En cada espacio en el que se movía, y haciéndolo con altos niveles de eficiencia, eficacia, excelencia. Es también el nombre que aparece en mi segunda acta de nacimiento, cuando me volvieron a registrar, esta vez en Xalisco, a los 27 años 🙂

José Ruiz Parra (Jr.) decían todos sus papeles de la escuela, las escuelas, en Los Angeles, donde vivió y estudió desde los 2 años y hasta que mis abuelos decidieron regresar a México, después de que mi padre había concluido sus estudios. Es el nombre que aparece en mi primera acta de nacimiento.

La historia de los nombres cambiados comenzó con mi abuelo, cuyo nombre era José Parra Ruiz; la cacofonía lo motivó a invertir sus apellidos, y así lo conocía toda la gente. En la escuela, en los Estados Unidos, a mi padre le pusieron el nombre de su padre, con el Junior, para distinguirlos. Supongo que eran usos de la época. Mi abuelo organizó la primera huelga en Bellavista, Nayarit, en marzo de 1905. La historia me la contó Emilio M. González Parra, mi tío, en una visita a sus oficinas en la CTM en la ciudad de México, hace unos 25 años. Por eso mi abuelo se vio obligado a agarrar a su familia e ir a refugiarse en Los Angeles, hasta mediados de los años 30. El nombre de mi abuelo ahora lo tiene una calle en Tepic, último homenaje de Emilio a quien, reconocía, lo había formado.

Mi padre se convirtió en el familiar Profe Parra o Parrita, para la gente de la comunidad. Cuando Daniel Alvarez (Jarocho) comenzó a llamarme Parrita, lo agradecí 🙂 Sin embargo, de manera formal la gente lo identificaba por el nombre en sus diploma. De ahí que cuando me registraron (la primera vez) el juez ni siquiera preguntó por el nombre del padre; asentó José Ruiz Parra, y yo me llamé Blanca Margarita Ruiz Mosqueda. Entregada la copia original del acta (a máquina, recuerden que hablamos del siglo pasado) el error fue notorio.”No hay problema”, pensaron: en cada copia que necesiten, corregimos y escribimos Parra en lugar de Ruiz, pequeño detalle. Y funcionó muy bien… hasta que el juez murió, y murió la secretaria del juez, y yo iba a sacar mi título de licenciatura. Y a Xalisco fuimos (7 km desde el centro de Tepic), donde mi padre tenía la mayor parte de sus amistades, y donde estaba la Escuela Normal Rural en la que impartía clases de inglés por las tarde, por el puro gusto, después de su jornada como responsable de la Oficina de la Secretaría del Trabajo en Nayarit.

En documento oficial

En documento oficial

con mi apá

Aunque no fue su día más feliz :

Por las calles de Tepic

Por las calles de Tepic

Nunca aceptó regalos por su trabajo, nunca aceptó las diputaciones u otros puestos que le ofrecieron y que le hubieran dado una seguridad económica de la cual, por otra parte, no sentía necesidad. Tengo amigos y no quiero perderlos, decía. Y entre sus amigo se contaban los taxistas, los trabajadores del Ingenio El Molino, de la tabacalera, y los trabajadores de las otras empresas en el estado, a quienes apoyó siempre.

Exigía de sus hijos que hiciéramos bien las cosas, desde el principio. Si van a ser barrenderos, aprendan a barrer bien, y ponía el ejemplo. Que nos expresáramos con propiedad, dentro y fuera de la casa, era otra de sus urgencias. La exigencia escolar no tenía que ver con calificaciones sino con aprendizajes, y nos ponía a prueba en cuanto tenía oportunidad. Aprendiz incansable, había estudiado toda la física presente en la Enciclopedia Británica, herramienta de consulta que ponía a disposición de sus alumnos, para poder conversar conmigo cuando regresé en mis primeras vacaciones largas de la Vocacional. Cuando me fui a Francia, y a pesar de la enfermedad que lo aquejaba, aprendió francés del Larousse para poder escribirme en un francés que reta al de muchos que pasaron por cursos y diplomados.

Deportista y conocedor de cuanto reglamento había; ampayer, réferi y árbitro cuando se lo solicitaban; redactor de notas para un periódico local; poeta de mi madre; dibujante. Pero, sobre todo, amante y enamorado de mi amá, tal como lo declara en esa última carta, escrita en francés.

Lo que me dio, lo que me dejó, está implícito en lo ya dicho.  El ejemplo es muy difícil de superar, o de igualar por lo menos.

Feliz cumpleaños, profe. Me siguen haciendo falta las conversaciones, las discusiones, las idas al fútbol a ese estadio que Ney destruyó. Te quiero.

4 de abril: Un día lleno de cosas buenas

Friday, April 4th, 2014

El jueves a las 11 a. M. comienzan mis fines de semana, al salir de clase. Esta vez tengo exámenes y trabajos por calificar, pero será hasta el sábado por la tarde que me dedique a eso. Ayer por la tarde lo pasé muy bien con Gaby Naranjo, en Las Huerfanas , de León Moderno. Cenamos, platicamos, y de verdad que me sirvió mucho para relajarme.

Hoy el día ha estado lleno de alegrías y satisfacciones. Comunicarme con amigos que quiero, como Lucas y Filio, me da mucho gusto. Por su trabajo es raro que se aparezcan por el Facebook, pero siempre es un gusto saber de ellos. Esta vez fue en respuesta a un post en que se les mencionaba, en una conversación iniciada por mí sobre el orgullo de ser politécnica. Ellos dos, José Luis, el Flaco y yo, somos politos de tradición. Un poco mayores que yo, los conocí cuando ingresé a Física y Matemáticas, en 1968. Todos son físicos, como también lo son Elías y César, amigos que frecuento más porque, entre otras cosas, hicieron la maestría en Matemática Educativa, y porque César me ha invitado a colaborar en su programa de maestría en la U. De Quintana Roo. Elías, por otra parte, es prácticamente la única persona que comenta lo que cuento en este blog. Amigos matemáticos no tengo. Los que tuve están muertos, en su mayoría, o hace tanto tiempo que no sé de ellos que difícilmente consideraría que seguimos teniendo amistad.

Luego, un amigo me compartió un poema inédito que sometió a un concurso, para conocer mi opinión. Y agradezco esas muestras de confianza que suponen un conocimiento que no creo tener. Y sí, me gustó y me gustó la manera, tan distinta, de decirlo.

Lo mejor del día, como siempre, fue la llamada de Pako para preguntarme si estaba bien, contarme los avances de sus proyectos y decirme que hay un proyecto de uno de sus amigos en el que les interesa mi apoyo. Todo eso, y escucharlo. Tiene mucho trabajo y todavía no sabe sí podrá venir en Semana Santa, aunque también es posible que yo vaya para allá.

Y luego me puse a cocinar, y a hacer un pastel que se quemó un poquito. Y me gané un dolor de espalda. Como consecuencia, ahora estoy en mi cama descansando mientras veo una película. Y me dormiré temprano para comenzar el sábado con mucho ánimo y energía.