Archive for the ‘paseo’ Tag

29 de julio: conexiones

Wednesday, July 30th, 2014

Regreso a Tijuana después de una semana de paseo, de mar, de familia, en California. Los tres días que siguen serán de conectarme nuevamente con gente querida, con actividades que me interesan, de disfrutar otros espacios.

Mañana voy a la reunión de Tijuana Innovadora. La cita, como siempre, es a las ocho de la mañana. Por eso me alojé en un hotel del centro, para poder desplazarme a cualquier lado sin muchas complicaciones, sin desmañanarme. Y para poder cruzar la línea cómodamente sentada en un Mexicoach, pero eso será el jueves.

Para comenzar, tengo que ir a cambiar los pantalones que compré para Pako, está mañana. De la tienda le llamé para verificar lo de la talla: 30 x 30, dijo. Pero al verlos en la foto recordó que en realidad es 28 x 30. Lo bueno es que a la tienda se llega sin salirse del camino a Fashion Valley y sin pagar boleto extra del trolley.

En Fashion Valley necesito buscar un aditamento para el iPad, en la tienda de Apple. Y… lo que se me cruce y no cueste demasiado ni ocupe mucho espacio. De preferencia algo que necesite. Y/o un libro del Barnes&Noble. Pero sí, necesito vagar en solitario y comer un antojo de la comida asiática en Mission Valley.

Mientras, voy pensando en la reunión del martes próximo, anunciada hoy. Organizar ideas y materiales para estar preparadísima. Y compartir todo con Noel, por supuesto. Lo bueno es que tengo mil cosas en la nube.

Hoy fue un día de un viaje placentero, con hermosos paisajes, de Fullerton a San Diego. Luego conocí El Cajón, gracias a mi despiste que me llevó a subirme al trolley equivocado. Una hora pasadita entre regresar a San Diego para tomar el de la Blue Line, para llegar a La frontera en San Ysidro. Ahí, olvidar que cambiaron la salida a México y cruzar todo el puente, a pleno sol, antes de que me informaran que debía regresar a la estación del trolley para cruzar la nueva puerta de entrada a nuestro país.

Me recogió Clau Dian Cita frente a lo que era McDonnalds (ahora vacío). Después de registrarme en el hotel nos fuimos a comer al Vittorio’s, donde preparan unas deliciosas sangrías con frutas y la pizza es buenísima! Platicamos mucho y comimos rico. Y no nos tomamos ni una foto!

Mañana nos encontraremos en Tijuana Innovadora, y encontraré a otras personas que aprecio. Por ahora, ¡a dormir!

24 de marzo: qué manera de perder el tiempo!

Sunday, March 24th, 2013

Pero estoy muy relajada. Me levanté tarde (me acosté como a las 2 de la mañana!) y desayuné con calma. Luego me fui al Mercado de Granjeros de la Ciudad, de paseo. Solamente compré miel de agave, porque tengo antojo de torrejas, pero curiosee todos los puestos. Artesanías, productos caseros (pan, mermeladas, conservas, etc.), comida, masajes, y un taller de mandalas. En el camino me encontré a Gaby Naranjo, conversamos y nos apuntamos al taller de mandalas donde hicimos unos “Ojos de Dios”.

El Mercado de Granjeros de la Ciudad

El Mercado de Granjeros de la Ciudad

Artesanías

Artesanías

Comida y productos artesanales

Comida y productos artesanales

Taller de Mandalas

Taller de Mandalas

Mi Ojo de Dios!

Mi Ojo de Dios!

Y el de Gaby!

Y el de Gaby!

Luego me fui a caminar a uno de los outlets, nomás bobeando aunque sí se me antojaron algunas cosas 😦
Pasé por otro súper buscando la manteca con sabor a mantequilla que quiere mi má, pero no encontré. Supongo que ya no la venden, o no la venden en León (como muchas otras cosas).

La tarde la pasé arreglándome las uñas, exfoliando mis pies y manos, y consintiendome.  Creo que lo único de sentido común fue revisar el pronóstico del clima en Buena Park para la próxima semana, y otros detalles del viaje. Y se me fue el día! Pero creo que por la mañana tendré ya muy claro lo que quiero escribir y compartir. Digo yo, claro.

Lo bueno es que realmente descansé. Y que me voy a dormir temprano .

17 de marzo: paseo a Aguascalientes

Sunday, March 17th, 2013

Pues ya terminé mi tour! Alma Rosa y yo nos fuimos a Aguascalientes a comprar bordados, aprovechando mis puntos Banamex que no había gastado porque según yo la tarjeta estaba vencida. Lo bueno de ser tan distraida: ahorré de manera involuntaria 🙂  Afortunadamente más de la mitad de las tiendas de la calle Nieto estaban cerradas, porque hubiéramos terminado endeudadísimas!

El paseo fue muy agradable, con un clima parecido al de ayer: soleado pero no caliente. Nos fuimos por la carretera libre, sin problemas y sin correr. Llegamos directamente al centro de la ciudad a tomarnos un café en el Sanborns, en un edificio muy bonito. En la plaza principal se desarrollaban actividades diversas para animar a las familias. Un domingo muy provinciano en una ciudad muy tranquila.

Nos fuimos a la calle Nieto, que Alma Rosa recomendó como el mejor lugar para hacer las compras. Y sí encontramos muchas cosas hermosas y nada caras. Hasta un mantelito conseguí para mi mesa, a un precio ridículo. Muchas cosas  se me antojaron pero no las compré, como las sombrillas bordadas (para los próximos días de calor y sol) o los abanicos, y los rebozos.

Hallazgos en Aguascalientes

Hallazgos en Aguascalientes

IMG_1110

Recorrimos toda la calle hasta que se terminaron los puntos y el efectivo que llevábamos (no aceptaban tarjetas, gracias a Dios). Terminamos en una dulcería comprando antojos: dulces de guayaba y nueces garapiñadas.  Y nos fuimos a comer, frente a la catedral, un delicioso pozole.

No había mucho más que hacer y regresamos a León pasando por Lagos de Moreno. Eso sí: platicamos todo el viaje.  Y prometimos ahorrar para volver.

Han sido dos días divertidos, relajantes y llenos de amistad. Mañana es día de trabajar en mis pendientes y de preparar una botana salada que debo llevar al Colegio. Por lo pronto, es hora de descansar!

16 de marzo: paseo en Guanajuato

Saturday, March 16th, 2013

Pues sí, me fui a Guanajuato como lo tenía previsto aunque el viaje fue mucho más divertido y animado de lo que esperaba. Porque iba a irme en mi carro, sola. Planeaba hacer mis recorridos, comprar los dulces, ir a la Feria del Libro y regresar temprano. Pero por la mañana me llamó Alma Rosa y se ofreció a pasar por mí, pues ella iba a un compromiso con sus amigas. Pasó como a las 11 de la mañana, acompañada por una de sus amigas (que resultó ser la cumpleañera) y luego fuimos a recoger a otra antes de salir a carretera.

Conversamos todo el camino y solamente paramos para cargar gasolina. Alma Rosa escogió la carretera libre que yo no había transitado. Llegamos al centro de Guanajuato a reunirnos con la amiga que faltaba. Ellas se fueron a atender su compromiso y yo a realizar mis recorridos. Quedamos de vernos en el estacionamiento a las 5 P.M.

Crucé el Mercado Hidalgo nomás por los colores y olores, y luego por el Parque de San Fernando para llegar a la Universidad, dando un paseo. La Feria del Libro se desarrolla en el edificio anexo, el Ex Hospicio de la Compañía de Jesús. Practicamente no había más gente que los expositores, lo cual es triste. Encontré una edición bastante decente y económica de Rayuela (otro de los libros que tenía que recuperar), y compré un par de separadores para regalar. Hay muhos libros para niños y lo que se ofrece está a precios accesibles, aunque no hay una gran cantidad de títulos o temas.

Caminé por el centro para llegar a un cajero (porque en algún momento perdí parte del dinero que llevaba) entrando a los comercios para bobear. Encontré cosas interesantes pero no compré nada. Tomé un delicioso café turco acompañado por un dedo de novia en el Falafel de la calle Truco y recorrí la zona de la plaza principal antes de regresar al mercado.

Compré muchos dulces: los alfajores y la fruta cubierta para mi mamá, los enchilados para Jessy, los rollos de guayaba, de higo y de coco, los arrayanes en azúcar, las cajetas, y unos cuantos más. Una muñeca (vestida de azul) de cartón para mi má, para que recuerde su infancia. Luego me comí una muy buena torta de carnitas con un Boing de mango (mmm) en el mismo mercado (el bolillo de la torta es excelente, casi como un birote de Guadalajara) y salí rumbo a la dulcería fina que se encuentra a unos metro, para completar mi carga de dulces.

Regresé al parque de San Fernando a revisar mis mensajes y relajarme viendo pasar la tarde y la gente, y a las 4:30 me encaminé al estacionamiento. Alma Rosa y sus amigas estaban llegando también. Nos fuimos a la casa de Tere (la amiga que vive ahí) a conversar y tomar un refresco. Un rato muy agradable en un grupo que me hizo sentir como si fuera miembro habitual. Pero había que regresar a León.

Fue un día soleado aunque no caluroso, caminé mucho, comí deliciosamente, tengo nuevas amigas, y mi librero recuperó un libro importante. Mañana yo pasaré por Alma Rosa para irnos a Aguascalientes.

Ahora a descansar y dar gracias por tantas cosas buenas.

21 de diciembre: Mi viaje relámpago a Guadalajara

Friday, December 21st, 2012

Pues me fui a Guadalajara el jueves 20, o sea ayer. Tres horas de viaje para llegar allá a las 12 de mediodía y tomar un autobús urbano para acercarme al centro de la ciudad. Se trataba de ver a mi sobrina Daniela, quien mañana viaja a Los Ángeles, de modo que pudiera llevar unos encargos.

Hacía mucho que no iba al centro de la ciudad, pero recuerdo mucho sus calles y sus parques. Me gustó estar un rato recorriéndolo, aunque haya sido a paso veloz; tanto que mi almuerzo fue en un 7 Eleven, para no perder tiempo. Es una maravilla que vendan esos taquitos al vapor.

Después de los edificios emblemáticos, al dar la vuelta encontré una calle llena de jugueterías que venden al mayoreo pelotas de colores, muñecas, carritos, futbolitos, etc. Me sorprendió lo económico de los juguetes que ofrecían. Pasé varias calles antes de volver a preguntar por el Hospital Civil Nuevo. Primero me habían dicho que eran como siete cuadras, en ese momento me dijeron que eran un poco más. Pasé un mercado y llegué a la calle del Hospital, donde se encuentra la Escuela de Medicina y un hermoso parque que me recordó la Alameda de Tepic, en los tiempos en que sus jardines y veredas invitaban al paseo… y a la conversación con alguien especial.

Después de caminar alrededor de una hora llegué al Hospital que buscaba. Mi sobrina Daniela, quien hace trabajo voluntario con los chiquitos con cáncer, bajó a recibirme y me invitó a entrar al festival navideño que los voluntarios prepararon para los enfermitos. Estaban reunidos en el auditorio, excepto los chicos a los que la enfermedad obliga a estar recluidos. Familias completas que disfrutaban de la pastorela, la comida y los regalos como cualquier otra familia. Las edades de los pacientes van de los 4 meses a los 18 años. Algunos ya tienen su pelo crecido, muestra de la etapa de recuperación en la que están; otros, usan gorros para cubrir sus cabecitas pelonas. Todos llevan brazaletes que los identifican como pacientes.

Los voluntarios no paraban ni para comer, atendiendo a las familias, reencontrándose con algunos de los chicos y tomándose fotos con ellos, asegurándose de que cada uno tuviera sus tamales, sus tacos, su pastel, su nieve… y sus juguetes. Las caritas al recibir lo que pidieron en sus cartitas (que los voluntarios les ayudaron a escribir) eran de felicidad pura. Nadie estaba triste ni se quejaba, todo lo contrario. Al ritmo del Gagnam style bailaban incluso en silla de ruedas, de las manos de los voluntarios que se habían disfrazado de diablos, ángeles y pastores. Una experiencia de vida!

Luego fue hora de decir adiós, y me encaminé (en taxi esta vez) a Plaza del Sol para comer, recargar la batería del cel y descansar. Por eso me gusta Sanborns. Esta vez, además, descubrí que tengo un 10% de descuento por el INAPAM! Ventajas de la edad dorada. Desde ahí le avisé a Pako (que estuvo en junta casi todo el día) que regresaba a León.

Tomé el autobús frente a la Plaza, con rumbo a la Central. El recorrido tomó como una hora y media, y eso que el chofer no hacía más paradas que las que los que iban a descender exigían. La verdad es que no me animaría a manejar al lado o delante de un camionero como ese. ¡Vaya agresividad! Eso sí, el recorrido es muy agradable: todo López Cotilla, pasando por la zona de restaurantes very nice, hasta Chapultepec, para entrar luego a la zona del Carmen donde alcancé a ver librerías de viejo y otras maravillas. Va por Prisciliano Sánchez y luego entra a Aldama y sigue por Medrano hasta llegar a Avenida Patria para, finalmente, llegar a la central de Autobuses.

En ese largo (y sinuoso) camino vi barrios donde venden ropa nueva al mayoreo, en otros se ofrecen zapatos al mayoreo también, o ropa de segunda, o aparatos para carros (alarmas, estéreos, etc.), o piñatas, o celulares y accesorios (incluido el servicio de Internet sin necesidad de Wi-Fi, para cualquier celular), o tapicerías que se anuncian como “muy chingones” porque en dos horas hacen las cubiertas para los asientos de cualquier carro o avión (dicen ellos).

Me gustó observar que la gente en esos barrios mantiene la costumbre de sacar sillas al frente de sus casas y sentarse a ver pasar el mundo. Eso se hacía en el Tepic que me tocó vivir. Es otro el universo cuando uno solamente pasea por los centros comerciales y las grandes avenidas del Guadalajara moderno. Descubrí mi lado andariego y aventurero (Mosqueda, pues) porque más de una vez me hubiera gustado bajarme para recorrer y explorar algunas de las zonas por las que pasé, pero necesito ir más ligera de equipaje para hacerlo. Lo bueno es que ya sé a dónde quiero ir y cómo llegar.

Llegué a León a las 10 de la noche. Fue un excelente día.

25 de agosto: pasear por la ciudad

Saturday, August 25th, 2012

Por necesidad, después de cinco horas encerrada en un salón. Cierto, una sesión mucho más agradable de lo previsto, gracias a la interacción del grupo y a la composición del equipo de trabajo al que fui asignada. Nada nuevo en cuanto a los temas del taller. Definitivamente, el mundo en el que nos hemos movido en Encuentro Tijuana, TIC TAC 2012, DocTIC, ArTIC es mucho  más rico y actualizado. Mira que no saber quién es Sir Ken Robinson, o Sugata Mitra, o…Ni idea de lo que es PLE o PLN. En fin.

Cuando llegué a casa y me disponía a salir a caminar, comenzó a llover y por poco suspendo mi paseo, pero hacia las cuatro de la tarde decidí aventurarme. El plan era recorrer toda la Calzada de los Héroes, subir lo que originalmente fue el Puente del Amor (ahora con otro nombre y decorado), y llegar hasta el Templo Expiatorio que, por alguna razón nunca tuve ocasión de visitar en los años vividos en León. Pero no encontré estacionamiento de modo de comenzar a caminar donde quería.

Me estacioné un par de cuadras antes del Templo y decidí caminar hacia la Zona Peatonal, visitando primero el Expiatorio. Me gustó. Y el entorno también. No había mucha gente, de manera que podía recorrerse en paz. ImageImageImageImageImage

ImageImageImage

ImageEn otra oportunidad iré a disfrutar del espectáculo de luces, por la noche.

Llegué a la Plaza, y me encontré a Edgar Yanza y su esposa. Tomamos café, conversamos mucho (me duele la garganta!) y pasé un excelente rato en su compañía. Luego caminamos a recoger nuestros respectivos carros. En el trayecto encontré a Ghislaine Bire, guapísima y muy elegante; además luce realmente feliz!

Y para terminar, cuando regresaba de cenar un par de tacos, recibí una llamada del Chato, para invitarme a desayunar en compañía de otros buenos amigos, mañana. El y su hijito pasarán por mí.

Previamente, en esta misma semana, me reuní con Leopoldo Navarro, a quien solamente conocía a través de Facebook. Tuvimos una muy agradable conversación, mientras disfrutábamos de un café. Y me llenó de regalos hermosos: planos de la ciudad, de diferentes épocas y realizados con diferentes propósitos, un mapa de atractivos turísticos de León, y un libro sobre la evolución de la ciudad. Todo, de la editorial Tlacuilo que él dirige.

Excepto por el accidente (leve) que tuvo Pako con la moto (la cual no salió tan bien librada) esta semana ha sido excepcionalmente buena, llena de regalos y de afectos. El negrito en el arroz sigue siendo el asunto de la mudanza 😦

Vamos a ver que resulta en los próximos días. Por lo pronto, el relax en el que estoy parece anunciar que todo está por resolverse. Espero que así sea..