Archive for the ‘planes’ Tag

9 de julio: Comienza un nuevo ciclo.

Wednesday, July 9th, 2014

Porque hoy terminó el curso de verano, entregué calificaciones a los alumnos, y el acta a las autoridades. Hice un reporte a mi coordinadora y me despedí de ella y de la directora del departamento. Lo decidí hace unas semanas y hoy llegó el día.

Tengo muchas cosas por hacer, muchos planes por concretar, en cada uno de los círculos en los que me muevo. El más importante: mi familia. Y retomar lo que soy y lo que me gusta hacer. Vagar, por ejemplo.

Proyectos de desarrollo académico hay muchos, también; algunos muy retadores y gratificantes. Todos los signos son buenos.

Por lo pronto, a no dejar hebras sueltas antes de irme de viaje.

11 de mayo: Días de fiesta

Sunday, May 11th, 2014

Aunque Pako y yo no celebramos las fechas que el calendario dice que son de fiesta, este fin de semana fue especial.
Vino a traer su moto a la Harley para dejarla a consignación. El jueves vendrá a traer la camioneta para dejarla estacionada aquí en la casa. Mantendrá el espacio en el que vive en Guadalajara porque sus proyectos seguirán vivos, pero se va al D.F. por lo menos por seis meses. Es un buen proyecto y abre las puertas a otras oportunidades que estaba ya visualizando, con algunas empresas. De paso, estará cerca de sus amigos de toda la vida. La empresa y el alojamiento están en Polanco, de manera que no necesita ni la moto ni, mucho menos, la camioneta.

Tiene proyectos nuevos que de manera muy personal le interesan y que para desarrollarse pueden tardar tres o cinco años, por el puro gusto, incorporando sus pasiones de toda la vida, comenzando con la de contar cuentos, que inció por allá de sus cuatro o cinco añitos. Y parte de eso es lo que continúa en Guaadalajara, junto con el desarrollo de los juegos que están en proceso. Sé que le irá bien, pero seguramente lo veré un poco menos en este tiempo, porque sus escapadas serán a Guadalajara o a la playa (una necesidad para él como para mí).

Por lo pronto estos dos días los disfrutamos mucho paseando, conversando, conociendo rutas alternas, yendo al cine y compartiendo las comidas y el fútbol. Su regalo (sí, de mí para él) fue una playera del León, de la Copa Libertadores. Pero hoy se puso la verde regular. Y yo la rosa, por supuesto.

Por mi parte, todo hace suponer que tendré curso de verano en la Ibero. Tres horas al día, lo que significa que todo junio y la mitad de julio no me iré de paseo en fin de semana. Por eso me iré con Pako el jueves, cuando regrese a Guadalajara, y de ahí veremos qué dice el viento. Y luego puedo aprovechar del 22 al 27 (porque el 21 voy a la ópera, con Alma Rosa), para comenzar el curso de verano el 28 de mayo. Al terminar el curso, podría pensar en irme a Tijuana por unos dos o tres días, ir a visitar a mi familia en L.A, antes de regresar para el inicio del siguiente semestre, suponiendo que tenga algún curso para impartir. Aburrida no voy a estar, eso es seguro.

Por lo pronto mañana aplico el examen final y llevo el carro a revisión, mientras califico los exámenes para luego entregar actas. Y quedo libre.

7 de enero: todavía en descanso

Tuesday, January 7th, 2014

Han sido unas muy largas vacaciones, en las que ha habido de todo:

  • Un mes desde que apliqué el examen final de los cursos del semestre de Otoño 2013
  • Casi cuatro semanas desde que llevé a mi amá a Guadalajara para que volara a L.A
  • Tres semanas que Pako ha estado en casa, entre trabajo y descanso
  • Dos semanas de la partida de mi sobrino Daniel

Se supone que el lunes próximo inicia el semestre Primavera 2014 y que voy a impartir un curso de Probabilidad y Estadística, si no ocurre nada extraordinario. Al mismo tiempo, da inicio la Feria de León (del 10 de enero al 4 de febrero): comida, palenque, juegos mecánicos, espectáculos diversos y exposiciones varias. Nunca he ido al palenque (y no se me antoja) y apenas un par de veces he visitado las exposiciones; hay demasiada gente y demasiado ruido. Lo bueno es que, aunque está relativamente cerca de mi casa, no alcanza a llegar tanto barullo. Los juegos mecánicos nunca me han parecido divertidos.

La primera semana de vacaciones fue de organizar el viaje de mi amá, llevarla a Guadalajara y regresarme con Pako, que vino a recoger su moto. Luego mi hijo llegó para pasar los días de fiesta conviviendo con sus amigos. Tres semanas en las que he cocinado de todo. Pako organizó una carne asada para estrenar el asador, que fue su regalo de cumpleaños, y para jugar el Gran Turismo 6 ya con el asiento especial que mandó a hacer; asistieron varios de sus amigos y pasamos una tarde muy agradable. Yo recibí a Tere, Maluyi y Luly, del grupo que formaba el equipo de Biblioteca del Tec hace unos 9 años, para una merienda. Después vino Carlolina Bárcenas (ex directora de Ingeniería en el Tec, también en aquellos años); habíamos conversado a través de Skype pero hacía mucho que o nos veíamos “en vivo”, y fue muy agradable tenerla en casa aunque fuera por un rato. Luego, este fin de semana, me tocó ser invitada en la casa de Adriana Martínez; una tarde muy agradable, con muy buena conversación, en un bello jardín.

Los planes de seguir el curso de l’École Polytechnique, al que me había inscrito, y de hacer las tareas, participar en los foros, etc. fueron pospuestos de manera indefinida. El curso va ahora a la mitad (terminando la sexta de 13 semanas), y es casi imposible que pueda ponerme al corriente. Pero seguramente será impartido en otra ocasión. Mientras, trataré de hacer lo más que pueda, sin presiones. Por otra parte, el taller de TRAL terminó y pude concluirlo participando en las últimas sesiones sincrónicas y escribiendo la última entrada planeada del blog; me falta hacer el cierre, que no es obligatorio. Fue una buena experiencia para reflexionar sobre los usos de la tecnología y la creación y participación en redes de colaboración y aprendizaje.

He tenido tiempo para leer un poco, aunque no tanto como hubiera querido. He salido un poco de casa para caminar y despejar mi cabeza. Caminar por el centro de la ciudad sin destino específico pero disfrutando de pequeños hallazgos o conversando con la gente que encuentro. O caminar al mercadito de San Felipe de Jesús más en plan de “turista”, viendo las chácharas que exponen los marchantes, que para comprar cosas del mandado o algún antojo. Esta semana ya estoy “capitalizando” mis horas en la cocina: no hay que cocinar sino comerse la variedad de guisos que aguardan en el refrigerador; ahora tengo algo de tiempo para ponerme al corriente respondiendo a un montón de mensajes que tenía pendientes en cada red social. Y todavía no termino.

El jueves 9 es la reunión previa al inicio del semestre, y luego habrá que comenzar a organizar los espacios y materiales del curso que ofreceré. Pako regresará a Guadalajara en el fin de semana. Y volveremos a la rutina de los días laborales. Aunque, como tendré pocas horas de clase, podré dedicarme a llevar a cabo algunos de los proyectos que tengo en mente; por ejemplo, hacer un poco más de ejercicio, caminando. O terminar algunas notas de clase.

Pero mejor no hago planes, porque al final nada es como lo tenía previsto 🙂

18 de marzo: fin del puente

Monday, March 18th, 2013

¡Pues se terminó el puente! Lo bueno es que mañana tengo clases de 7 a 8:25 y de 15 a 17 horas, y ¡ya! Y no terminé de calificar, porque mi ojito izquierdo amaneció llorando inconsolablemente mientras el derecho estaba más que divertido y, peor, la fosa nasal izquierda moqueaba mientras el ojo lloraba. Mi hermano médico recomendó gotas cada cuatro horas y el uso de anteojos oscuros mientras me recupero. Va mejor pero todavía molesta un poco. Y por supuesto que no puedo trabajar por ratos largos (chateo de vez en cada rato, nomás).  Eso sí, lavé toda mi ropa.

Cuando salí a comprar las gotas aproveché para que me recortaran el pelo. Lo de siempre: las y los peluqueros hacen caso omiso de mis peticiones. Yo digo que no me gusta que me degrafilen y ella (esta vez) dice “de acuerdo, solamente le voy a hacer un par de capas ligeras para darle movimiento” y termino con una melena degrafilada, tanto que pasará un par de meses o más para que recupere el largo y la forma que quería. Y el asunto es que, dicen ellas y ellos, como yo lo quiero es demasiado marcado y no está de moda. Como si a mí me importara un comino la moda! Pero una vez que cortaron no hay nada qué hacer más que resignarse… y buscar otra peluquería.

Lo poco que he hecho es organizar la lista de bares y antros seguros sugeridos para mis alumnos que vienen de Tijuana a los Interculturales del Sistema Jesuita. Llegarán el 6 de abril y quieren salir a divertirse; y ponerme de acuerdo con algunos amigos acerca de una instalación que Andrés (antes Ramón), uno de mis talentosos ex alumnos en este grupo, quiere hacer en un árbol… y escogimos la jacaranda talada en la esquina de Bocanegra y Shubert.  Nomás se necesitan algunos apoyos.

Mañana todavía tengo algunas horas para terminar mis pendientes. Ahora nomás me vuelvo a poner gotas y me voy a dormir!

3 de octubre: a media tarde

Wednesday, October 3rd, 2012

Y no sé porqué el tiempo no me rinde.
Claro, esta semana la comencé con una migraña que me provocó todo tipo de maleslares: náusea, estornudos, mareos; pero sobre todo el intensísimo dolor de cabeza. Tal vez el relax del fin de semana, en familia. Tal vez el regreso, en un autobús que hizo más de tres horas en el recorrido de Guadalajara a León, con lo que fui llegando a casa a las 11 de la noche, a preparar todo para ir a clase de 7, el lunes. Y ni fui a esa clase de tan mal que me sentía. El resto del día anduve como sonámbula, pero sí hice todas mis demás tareas, incluido calificar los exámenes de las niñas del Colegio y sus proyectos, lo cual me llevó tooooda la tarde. Eso es lo que menos me gusta del trabajo docente.

Y ayer corrí todo el día: de las clases a responder mensajes, a organizarme con el contador para el pago de los impuestos de septiembre, participar en dos charlas con alumnos de mi amiga Gina (en Monterrey) vía Skype; ir al IMSS a manifestar que sigo viva, al banco a pagar mi credencial de egresada del IPN y luego a tramitar esa credencial antes de irme a clase otra vez. La comida a medias y de carrera. Será por eso que me siento cansada. Tan cansada que el cierre de la clase de 1 a 3 P.M. de hoy terminó con lo que mi padre llamaría síntomas de surmenage, y todavía no pasa el malestar. Será que salgo a caminar para despejar mi mente y poder regresar a trabajar un rato en las mil cosas que tengo abandonadas.

Lo que sí creo que ya terminé de documentar es el viaje a Tijuana, para el Taller Educamp que impartiremos dentro de Tijuana Innovadora, el 12 de octubre. Será también andar a las carreras, pero tendré muchos gratos momentos. Pero entre mis pendientes allá, además del taller, está: ir al ISSSTE para ver lo del pago del retroactivo (se han hecho guajes), ver a algunas amigas, tramitar permiso de internación para poder ir a visitar a mi familia y reunirme con Ana y Deya para los preparativos del taller y ver lo de CONECTAC con el notario. Todo eso el jueves 11.

El viernes 12 tendremos toda la mañana dedicada al taller, y después de comer y hacer el balance saldré corriendo a San Diego para rentar un carro e irme a ver a mi má y familia que la acompaña en Buena Park. Para regresar el domingo 14 a media tarde y salir de madrugada a León, a tiempo para la clase de las 7 A.M. Lo que me da flojera es cargar equipaje.

En fin, hoy comienza el Cervantino y, aunque no podré asistir a todo lo que se me antoja, al menos un par de eventos (de los gratuitos, claro) no me los perderé. Por lo pronto, en este rato me voy a caminar, tomar algo helado y relajarme, antes de regresar a este espacio y hacer algo productivo.

29 de mayo: tanto bueno recibido

Tuesday, May 29th, 2012

Del 20 de mayo a la fecha han pasado muchas cosas. Todos los planes han cambiado y continúan cambiando, y todo parece indicar que es para bien.

El pasado 15 de mayo estaba hablando hasta de vender mi casa en León! Y ahora estoy regresando allá (el viernes 1 de junio estaré ahí) para comenzar a reorganizar esa casa y preparar la mudanza, pero tengo un pie en Tijuana, participando en Tijuana Innovadora (Educación), con Maestros sin Fronteras, y con los proyectos que hemos ido generando a partir de Encuentro Tijuana. Y no me voy a Chetumal.

Las dos últimas semanas de mayo, en Tijuana, fueron de amigas y conciertos, de cafecitos y comidas compartidas, de conversaciones y caminatas por la playa. Dos semanas de mucho cariño.

Y ayer viajamos a Guadalajara mi madre y yo, para visitar a mis hermanos y sus familias, para comer antojos (y ha sido un banquete interminable desde que llegamos) y para que yo vaya a León a seguir visitando amigos y compartir con ellos algo mas que el pan y la sal.

En Guadalajara nos encontró mi hermano Manuel, el médico, y nos trajo a su casa en Amatlán de Cañas, en Nayarit. Hace mucho calor, pero esto es casi un retiro por la calma y el silencio. Aunque tenemos las tentaciones de la comida y las frutas de la región.

El camino de Guadalajara a Amatlán fue de conversaciones y de pararnos a cortar “ciruelas del cerro”, comprar tamales de elote y comer pitayas de todos colores, muy dulces.

Es interesante como me voy enterando de detalles de mi familia: mi abuelo paterno, quien según yo había nacido en Santiago Ixcuintla, en realidad nació en el municipio de Ixtlán del Río (ambos  en Nayarit), pero fue en Santiago donde conoció y se casó con mi abuela María y donde nacieron sus dos hijos, nos revela mi madre. Así que seguramente sí somos parientes de todos los Parra de esta zona del sur de Nayarit. La plaza de Amatlán tiene una placa con el nombre de J. Guadalupe Parra. Pero no tengo interés en investigar el árbol genealógico, por supuesto.

Nos enteramos, además, de que mi abuelo materno, Don Pedro Mos(z)queda, nació en Ahualulco, Jalisco, muy cerca de Amatlán también, en el año de 1900. A él no lo conocimos pues murió cuando mi má tenia 10 años. Así que seguramente somos pariente de los Mosquedas/Mozquedas que hay en la zona de Jalisco y sus alrededores!

Por lo pronto estamos con Manuel, en su casa y con su familia. La familia de su esposa nos ha incorporado también como familia y tengo sobrinas y primas por ese lado. Y todos nos tratan de lo mejor y nos invitan nieves, panelas, aguas frescas, y todo lo que la región ofrece. En un rato iremos a Ixtlán, y comeremos nieve del portal!

Eso y todas las novedades que me llegan por el lado de mi hijo, me hacen dar gracias por tanto bueno recibido.