Archive for the ‘sol’ Tag

8 de diciembre: la tarea final del taller de poesía

Saturday, December 8th, 2018

La segunda parte del taller inició el 6 de noviembre, con reuniones cada martes, de 10 a 11; tuvimos que saltarnos uno, por compromisos previos. Concluimos el 4 de diciembre.

El último trabajo consistió en la revisión de la tercera tarea, editando algunas partes. Éste es el resultado final:

Tatéi Haramara, diosa del mar, cuyo lugar de residencia está en San Blas

Lo que viene de antiguo se antepone a todo

Tatei Haramara, diosa del mar,

Tu casa es la que siento como mi casa: San Blas.

Buscando la luz, del mar salimos;

En peregrinación, al mar volvemos

A celebrar nuestros ritos,

A sellar compromisos de amor,

A iniciar a los que nos suceden.

 

Tayau, Nuestro Padre, el dios sol,

Surge de las llamas del Abuelo Fuego;

Luz que permite que cada cosa alcance su esplendor.

 

Salimos del mar para crear el mundo,

Para soñar el mundo,

Para plasmar el mundo en mágicas imágenes,

Para contar quiénes somos y a dónde vamos.

 

Nuestro camino es el de la luz;

Volvemos a ella y volvemos al mar.

Mar y cielo, luz y agua,

Extienden la paleta de azules en una unidad infinita;

Agua tibia que besa nuestros pies,

Sol que baña nuestra piel color de barro.

 

Si el mediodía es espléndido,

El atardecer produce magia;

Los rayos de luz viajan sobre la superficie marina

Rieleando hasta alcanzar nuestros pies

Que se resisten a abandonar el húmedo confort

Que seguramente recuerda el del útero en que fuimos concebidos.

 

Desde el viejo muelle del puerto

Contemplo la fusión de nuestros dioses;

Tatei Haramara y Tayau se reúnen tarde a tarde

En un espectáculo de múltiples colores y tonalidades

Mientras las barcas atadas al muelle descansan mecidas por el oleaje.

La fusión que renueva nuestros pactos

Que alimenta nuestro espíritu,

Que calma mis angustias,

Que alivia mis penas.

 

Momento de agradecer por cada cosa que nos ha sido dada:

Los frutos de la tierra y los del mar,

Las montañas, los campos y los bosques,

La generosidad de quienes nos acompañan,

El amor que sigue manifestando su presencia,

La paz que reina en un mundo de caos.

 

IMG_4435

 

No pretendo ser poeta, por supuesto.
Los ejercicios previos, y lo que trajeron como autoconocimiento, como recuperación de vivencias, de recuerdos, de emociones, los dejaré reposar unos días para compartirlos antes de que termine este año.

16 de marzo: paseo en Guanajuato

Saturday, March 16th, 2013

Pues sí, me fui a Guanajuato como lo tenía previsto aunque el viaje fue mucho más divertido y animado de lo que esperaba. Porque iba a irme en mi carro, sola. Planeaba hacer mis recorridos, comprar los dulces, ir a la Feria del Libro y regresar temprano. Pero por la mañana me llamó Alma Rosa y se ofreció a pasar por mí, pues ella iba a un compromiso con sus amigas. Pasó como a las 11 de la mañana, acompañada por una de sus amigas (que resultó ser la cumpleañera) y luego fuimos a recoger a otra antes de salir a carretera.

Conversamos todo el camino y solamente paramos para cargar gasolina. Alma Rosa escogió la carretera libre que yo no había transitado. Llegamos al centro de Guanajuato a reunirnos con la amiga que faltaba. Ellas se fueron a atender su compromiso y yo a realizar mis recorridos. Quedamos de vernos en el estacionamiento a las 5 P.M.

Crucé el Mercado Hidalgo nomás por los colores y olores, y luego por el Parque de San Fernando para llegar a la Universidad, dando un paseo. La Feria del Libro se desarrolla en el edificio anexo, el Ex Hospicio de la Compañía de Jesús. Practicamente no había más gente que los expositores, lo cual es triste. Encontré una edición bastante decente y económica de Rayuela (otro de los libros que tenía que recuperar), y compré un par de separadores para regalar. Hay muhos libros para niños y lo que se ofrece está a precios accesibles, aunque no hay una gran cantidad de títulos o temas.

Caminé por el centro para llegar a un cajero (porque en algún momento perdí parte del dinero que llevaba) entrando a los comercios para bobear. Encontré cosas interesantes pero no compré nada. Tomé un delicioso café turco acompañado por un dedo de novia en el Falafel de la calle Truco y recorrí la zona de la plaza principal antes de regresar al mercado.

Compré muchos dulces: los alfajores y la fruta cubierta para mi mamá, los enchilados para Jessy, los rollos de guayaba, de higo y de coco, los arrayanes en azúcar, las cajetas, y unos cuantos más. Una muñeca (vestida de azul) de cartón para mi má, para que recuerde su infancia. Luego me comí una muy buena torta de carnitas con un Boing de mango (mmm) en el mismo mercado (el bolillo de la torta es excelente, casi como un birote de Guadalajara) y salí rumbo a la dulcería fina que se encuentra a unos metro, para completar mi carga de dulces.

Regresé al parque de San Fernando a revisar mis mensajes y relajarme viendo pasar la tarde y la gente, y a las 4:30 me encaminé al estacionamiento. Alma Rosa y sus amigas estaban llegando también. Nos fuimos a la casa de Tere (la amiga que vive ahí) a conversar y tomar un refresco. Un rato muy agradable en un grupo que me hizo sentir como si fuera miembro habitual. Pero había que regresar a León.

Fue un día soleado aunque no caluroso, caminé mucho, comí deliciosamente, tengo nuevas amigas, y mi librero recuperó un libro importante. Mañana yo pasaré por Alma Rosa para irnos a Aguascalientes.

Ahora a descansar y dar gracias por tantas cosas buenas.

20 de mayo: muchos regalos y bendiciones

Sunday, May 20th, 2012

Pues debe ser que algo bueno he hecho.

Hace una semana estuve en Mexicali, con mi hijo, festejando el día de las madres a nuestro modo. Y no pudo ser mejor.

El sábado, temprano, nos encontramos en San Diego, en el Barnes & Noble de Hazard Center, donde conversamos tomando café. De ahí nos fuimos a la Harley Davidson a recoger su moto que estaba en servicio y luego a comer a un mercado japonés (comida y utensilios) en el que hay dos restaurantes. Un concepto de mercado más parecido al nuestro (negocios independientes dentro de él) que a los mercados gringos, y con un surtido impresionante. Algún día aprenderé para qué sirve cada cosa.

Llegamos a Mexicali justo a tiempo para descargar la moto en su oficina e instalarnos en el comodísimo sofá a ver el partido León vs. Correcaminos que iba a comenzar. Cafecito espresso para amenizar, por supuesto. Fue grandioso! León ganó 5- 0 y logró el ascenso a primera división. Ambos hubiéramos querido estar en el estadio, primero,  y en el Arco de la Calzada festejando, después!

Al terminar el partido nos fuimos a ver The Avengers. La tradición dice que juntos veamos películas de súper héroes y de animación, más todas las que tengan que ver con tecnología o ciencia ficción. Palomitas y hot dogs, como debe ser una ida al cine con Pako. Y claro: discutir la película al final. Era muy tarde pero estuve muy contenta.

El domingo nos fuimos a San Felipe después de desayunar. Disfrutamos mucho el increíble paisaje desértico de la carretera; nunca había visto uno semejante, por lo menos en vivo y a todo color o, mejor dicho, colores! Y la playa resultó ser un muy agradable sitio donde todavía no hay hoteles de lujo ni todo lo que eso conlleva. El ruido lo traían los de Morena, con unos altavoces que ni necesarios eran en esa tranquilidad pero que arruinaban la calma. La comida fue excelente y la conversación que  nunca falta  entre nosotros hizo todavía más agradable la tarde.

Regresamos a Mexicali para ver Battleship. Divertida si uno no se pone a analizar lo que pasa. Cuando salimos era muy tarde para que pensara en regresar a Tijuana, de modo que me quedé otra noche aunque tenía trabajo para el lunes muy temprano (en línea) y Pako tenía trabajo desde el domingo por la noche. Después de almorzar (trabajo terminado y enviado) y de algunas compras, el lunes regresé a TJ. Cuatro horas de viaje para llegar a casa, a reorganizarme. Disfruté mucho esos días y recibí, además, regalos adicionales: el Iphone 3G para que tenga todo en un solo aparato y no cargue tantas cosas, y  un dije en forma de cinta de Moebius.

Miércoles, jueves y viernes fueron de reuniones con amigas, en las que festejamos a Alicia Cuevas (el miércoles) y a Martha Cornejo (el viernes). Parranda pura! Mucha diversión y muy buen ambiente. El regreso de Rosarito en grupo, el viernes, fue de lo más divertido y creo que me quedé dormida en cuanto puse la cabeza en la almohada, como a la una de la mañana del sábado!

Y el sábado fue otra experiencia agradabilísima y energizante: compartir con ex alumnos, ahora amigos, la concentración contra la manipulación de los medios, en la Glorieta de Las Tijeras, en Tijuana. Ahí reencontré a un ex alumno de la prepa en calidad de médico (voluntario), quién está graduándose en esa carrera, después de cinco años! Una de las grandes recompensas que uno tiene como maestro es eso: que los ex alumnos lo reconozcan y lo busquen para saludarlo con un enorme abrazo! Me dio mucho gusto encontrar a José Antonio. Pero también encontré a Diego, Mariana, Javier, Karla y Jorge, todos de la Ibero TJ.

La tarde la pasé organizando mi viaje a León (por fin!) para dentro de una semana y al cual se une mi mamá, quien decidió no ir ni a San Francisco ni a la Isla Catalina. Me emociona que voy a ver a mis amigos y a mis hermanos y sus familias. Y que voy a reorganizar mi casa a pesar de que la ruleta en la que estoy no se ha detenido y que voy a estar volviendo a Tijuana varias veces por los proyectos que han ido saliendo.

Y creo que me va a costar trabajo dejar Tijuana de manera definitiva. Este día ha estado lleno de regalos, como para que piense en no irme.

Porque ayer me contactó Memo Benumea (también ex alumno, pero del Tec de Mty) para invitarme a comer el día de hoy, aquí en Playas, a donde viene a vivir con su familia para poder estar cerca de ellos a pesar de su trabajo que lo obliga a viajar con frecuencia. La comida fue lo de menos, en el Ricardos de Playas (donde además llegó el ala derecha de las misas en la Ibero). Lo padre fue la conversación después de ¿unos 13 años? y de lo que uno puede compartir en Facebook.

Cuando salíamos (unas tres horas después) me llamó Pako para ponerme al corriente de su viaje al D.F. y de las últimas novedades que le dan un nuevo impulso a mi ruleta. Y de la que no me quiero bajar!

Y con eso me fui a la playa, a ver si se veía el eclipse anular de sol. Y sí, pero no solamente el eclipse: era la gente, la música, las aves, el desfile de delfines que no estaba programado y el ambiente general. Muy padre!

Total: mucho cariño, muchos regalos, muchos amigos. Nomás me queda dar gracias a Dios!