Archive for the ‘tareas’ Tag

27 de diciembre. Sesión 2 y sus tareas

Thursday, December 27th, 2018

Iniciamos puntualmente la segunda sesión.

Jair: Bien, ya leí tus textos.

  • Me extendí en los contextos, creo

¿Qué crees que fue el mayor problema para escribirlos?

  • Sobre Pako, la cantidad de detalles, gestos, expresiones con las manos, entonaciones. No podría describir todo eso. Dulce (quien era mi asistente en Tijuana) dice que hablar con él es como hablar conmigo, intensificado

Oh, ok. Muy bien. Bien. Los textos están bien, pero veamos primero algunos detalles que podrían estar en detrimento del proceso de escritura.

  • De mi padre, las meriendas eran como momentos de intimidad con mi madre. No recuerdo nada en mis primeros años (siempre me he ido a dormir muy temprano, y a la secundaria entrábamos muy temprano a clases), entonces era como estar un poquito al margen, leyendo, cuando iba de vacaciones a la casa.
  • En el último, quise escapar a la emoción, y encendí la tele para escuchar la música que prometía Canal 22, Camerata, que resultó ser un recital de canciones que me regresaron a lo emocional
  • Me había mantenido trabajando, esperando el momento adecuado, y no resultó

 

Ok. Muy bien. Hay un detalle que predomina en los tres. En sí no es algo negativo pero sí parece ser recurrente. Cuando propuse elaborar retratos fue con la intención de que el yo quedara lo más fuera posible de la escritura.

  • Lo sé. Por eso dije que me extendí en el contexto

Pero parece que más bien predomina en tu escritura. Tenemos dos opciones

  • Por supuesto

La primera es insistir en describir algo “fuera” de ti.

  • Como si viera un retrato ajeno

Sí. Vamos a trabajar en este:

retrato

¿Conoces ya el cuadro?

  • Lo he visto antes, cierto. ¿Te lo describo?

Ok; sí. vamos a hacer de cuenta que no lo conozco.

  •  Sentada y observando al frente, sólo se puede mirar su blanco perfil; una mujer de unos 45 o 50 años, totalmente cubierta de negro excepto por la cofia de gasa y encajes que cubre sus cabellos entrecanos. El perfil de una dama viuda, probablemente, la cual conserva los rasgos de su belleza física: la nariz recta, la barbilla afilada, aunque la edad se hace evidente en el cuello y las líneas caídas a los lados de la boca. El pelo recogido y sin más adorno en el traje que el discreto y albo cuello del vestido. Las manos, sin embargo, muestran algo de crispación, apretando un pañuelo fino.

Ok; bien, eso está mucho mejor. Ahora quiero que describas un objeto sin que me digas qué es y veremos qué tanto me puedes comunicar en palabras lo que ves, ¿vale?

  • Verde casi fosforescente, un par de ojos blancos excepto por los puntitos negros en el centro de cada uno, que fungen como pupilas. Una pequeña línea del tamaño de un paréntesis, volteado hacia abajo, dan a su cara un aspecto de sorpresa no muy bienvenida. Su cuerpo semeja estar formado por dos bolas, la menor haciendo las veces de cabeza, con un par de orejitas triangulares en la parte alta, alineadas con los ojos. En la esfera que forma el cuerpo, dos pequeños promontorios redondeados indican que hay extremidades, aunque solamente esas son visibles.

¿Una rana?

  • No.

¿?

Intentemos con algo que pudiera ser más “conocido”…

  • Regalo de mi hijo, hace un año. No recuerdo cómo se llama, pero en el Comic Con de este año la gente hacía largas filas para comprar uno de peluche.
    P.D. Se llama Kuchi Kopi, y a esta casa llegó en una caja de Loot Crate.

Ah, ya

  • Va: Describe casi un semicírculo en color chocolate con rayos de madera clara recogidos en el centro; muy amplio, extendido en un diámetro de casi 75 cm, me recuerda que lo primero es estar en paz con mi mente, y luego con el mundo.

¿Un abanico?

abanico

Recuerdo de Deer Park Monastery, en Escondido, CA

Excelente, vamos bien.

  • Del Monasterio de Deer Park, con caligrafía de Thich Nhat Hanh

Lo importante del lenguaje es la precisión. Ahora describe su uso

  • Va: Es un objeto de ambientación en mi cuarto de trabajo, para recordar lo esencial. Encabeza la pared frente al escritorio, los libreros y el sofá.

Ok, ese el uso que le das, pero ¿el uso para el que fue creado? ¿o desde el inicio fue concebido para ser decorativo?

  • Supongo que es ese. La otra opción eran cuadros para enmarcar, con esa caligrafía y algunas de las citas de Thay

Ok. Bien. Describe el uso que se le da a un abanico.

  •  Tengo tres abanicos.

Ah, qué bien. ¿Los tres decoran las paredes de tu casa?

  •  No. Decorativo tengo otro, pero todavía no lo saco de su caja.
  • Ahí voy: El abanico se utiliza, comúnmente, para refrescarse en tiempos de calor o en lugares cerrados y llenos de gente; por supuesto, hay quienes los usan con mucha destreza para comunicar, como hacen las geishas y algunos gitanos, por ejemplo. También son útiles cuando uno conversa con personas que dicen disparates de manera que creen seria y circunspecta; entonces uno cubre suficientemente la cara para que la mirada y la sonrisa no delaten los pensamientos, y nadie se sienta ofendido

Bien. Vamos a trabajar con estos elementos.

  • De los tres que tengo, el formal (eventos) es de Final Fantasy. El de reuniones con amigos, es un regalo de Pako, de Star Wars; el otro es el de diario, regalo de Dulce. Cuando hace frío me cubro con mascadas y pashminas

Trata de escribir un poema describiendo el abanico, sus múltiples usos, y ahora sí sé tú misma la protagonista del poema.

  • Negro como ala de murciélago, extendido a ratos, recogido en otros, lo sostengo en mi diestra para ahuyentar humores y calores; en mi siniestra, mientras escucho las tonteras de circunspectos y doctos personajes El discreto diseño en tonos grises anima a conversar al que entiende el lenguaje de los signos, aleja a quienes solamente parlotean o se lucen; En mi infancia aprendí el arte de mover uno moviendo mis manos al son de mis pies; desistí de hacerlo con la gracia de una geisha.

Ok, muy bien. De tarea vas a tratar de explayarte mucho más en el poema. Creo que tienes un muy buen inicio.

  •  ¡Gracias!

Pero harás dos versiones; una en la que sólo describas (sin ti de por medio) el abanico. Y la segunda donde tú seas el personaje usándolo.

  •  Trataré, lo prometo

Lo lograrás. Te paso un tip. Primero haz el que te parezca más sencillo, quizá donde tú seas el personaje

Y así quedaron los textos de tarea:

  1. Mi yo incorporado
    Negro como ala de murciélago, extendido a ratos, recogido en otros, lo sostengo en mi diestra para ahuyentar humores y calores; en mi siniestra, mientras escucho las tonteras de circunspectos y doctos personajes; vela mi rostro cuando es conveniente ocultar lo que cruza por mi mente. Proporciona un lenguaje de comunicación silenciosa y cómplice hacia quien atentamente sigue mis movimientos y gestos, pero es de un mutismo absoluto para al resto de los presentes. En espacios abiertos, su discreto diseño en tonos grises anima a conversar al que entiende el lenguaje de los signos, mientras aleja a quienes solamente parlotean o buscan exhibirse; se convierte así en un fiel escudero, pequeño y discreto. En mi infancia aprendí el arte de acompañar el taconeo de mis pies sosteniendo y moviendo uno con mis manos, pero desistí de tratar de alcanzar los delicados y seductores movimientos que le imprime una geisha. En gran formato, exhibiendo su media luna de tela y sus costillas de madera, las inscripciones que los adornan son elocuentes recordatorios soportados sobre alguna de las paredes que me rodean: Paz interior, ante todo.
  2. El puro objeto
    Regalo bienvenido en lugares calurosos, adorno de tradicionales trajes, femeninos o masculinos, agitados al compás de un son, en un tablao, en delicado aleteo oriental y hasta en modernas coreografías. Se mueve según las manos expertas de hombres o mujeres que con él simbolizan aves, vientos o caricias, al ritmo de alguna melodía. Confeccionado en materiales suntuosos o en simple cartoncillo, adornado con exóticas plumas, finos encajes o un mero listón entre sus costillas. Decorado a mano o impreso comercialmente en mayoreo, disponer de uno ayuda en los trances de ansiedad, cuando las manos no encuentran en qué ocuparse. Pueden servir para castigar a algún impertinente con un sonoro e inofensivo golpe. Pueden enviar, a quien entiende el lenguaje, mensajes devastadores o llenos de esperanza. La destreza en su uso habla de la cultura y sensibilidad de quien lo porta. Su diseño ayuda a identificar gentilicios, estilos, y clases, y abre conversaciones sobre los lugares donde se adquirieron: Japón o Madrid, souvenirs de viajes y aventuras, o simple regalo de la tienda de abarrotes. Pueden atizar un fogón, ayudando a crear el calor que los cuerpos necesitan; pueden, al contrario, sofocar y ocultar los rubores inoportunos e indiscretos. Que sea regalo o que sea compra, que adorne una pared o sea accesorio de un atuendo, el abanico exhibe el lado práctico y el estilo de su dueño.

8 de diciembre: la tarea final del taller de poesía

Saturday, December 8th, 2018

La segunda parte del taller inició el 6 de noviembre, con reuniones cada martes, de 10 a 11; tuvimos que saltarnos uno, por compromisos previos. Concluimos el 4 de diciembre.

El último trabajo consistió en la revisión de la tercera tarea, editando algunas partes. Éste es el resultado final:

Tatéi Haramara, diosa del mar, cuyo lugar de residencia está en San Blas

Lo que viene de antiguo se antepone a todo

Tatei Haramara, diosa del mar,

Tu casa es la que siento como mi casa: San Blas.

Buscando la luz, del mar salimos;

En peregrinación, al mar volvemos

A celebrar nuestros ritos,

A sellar compromisos de amor,

A iniciar a los que nos suceden.

 

Tayau, Nuestro Padre, el dios sol,

Surge de las llamas del Abuelo Fuego;

Luz que permite que cada cosa alcance su esplendor.

 

Salimos del mar para crear el mundo,

Para soñar el mundo,

Para plasmar el mundo en mágicas imágenes,

Para contar quiénes somos y a dónde vamos.

 

Nuestro camino es el de la luz;

Volvemos a ella y volvemos al mar.

Mar y cielo, luz y agua,

Extienden la paleta de azules en una unidad infinita;

Agua tibia que besa nuestros pies,

Sol que baña nuestra piel color de barro.

 

Si el mediodía es espléndido,

El atardecer produce magia;

Los rayos de luz viajan sobre la superficie marina

Rieleando hasta alcanzar nuestros pies

Que se resisten a abandonar el húmedo confort

Que seguramente recuerda el del útero en que fuimos concebidos.

 

Desde el viejo muelle del puerto

Contemplo la fusión de nuestros dioses;

Tatei Haramara y Tayau se reúnen tarde a tarde

En un espectáculo de múltiples colores y tonalidades

Mientras las barcas atadas al muelle descansan mecidas por el oleaje.

La fusión que renueva nuestros pactos

Que alimenta nuestro espíritu,

Que calma mis angustias,

Que alivia mis penas.

 

Momento de agradecer por cada cosa que nos ha sido dada:

Los frutos de la tierra y los del mar,

Las montañas, los campos y los bosques,

La generosidad de quienes nos acompañan,

El amor que sigue manifestando su presencia,

La paz que reina en un mundo de caos.

 

IMG_4435

 

No pretendo ser poeta, por supuesto.
Los ejercicios previos, y lo que trajeron como autoconocimiento, como recuperación de vivencias, de recuerdos, de emociones, los dejaré reposar unos días para compartirlos antes de que termine este año.

30 de marzo: tarea y quinta sesión

Saturday, March 31st, 2018

Mi tarea para esta sesión del taller de poesía, la última, era escribir una carta de Carla para Álvaro, antes del fin del mundo (detalles en el post anterior).

Mi texto:

Desde algún lugar del planeta hasta donde te encuentras, en otro punto del universo, esperando el espectáculo que será el fin del mundo.

Amor de tu madre,

Imagino que a estas horas el restaurante estará lleno de celebridades y periodistas que van buscando la última foto de la Tierra, algunos incluso pensarán en tomarse una selfie con ese fondo. Anticipo que tendrás mucho trabajo atendiendo a esa multitud que seguramente acampará ahí hasta después de que todo termine. El menú que dispusiste me parece muy práctico y muy del agrado de casi cualquiera, aunque siempre habrá el vegano-intolerante al gluten-intolerante a la lactosa y que aborrece la cerveza.

 

De alguna manera me divierte. Lo que escriban y publiquen, fotos incluidas, serán efímeros intentos pues, apenas enviados, los destinatarios habrán dejado de existir con todo lo que formaba parte de su entorno. Los que te acompañan seguramente ya tienen planeado, y hasta reservado, el lugar al que habrán de dirigirse para dar continuidad a sus vidas, aunque tal vez dejaron acá lo que les daba sentido.

 

Tú tienes ese lugar, en el que laboras ya desde hace un par de años y, ya arraigado, lo compartes con alguien muy cercano. Ese es el último detalle que yo necesitaba para saber que mi trabajo ha terminado. Así que no estoy triste por partir, sino ilusionada por lo que será tu porvenir. Nuestra pequeña familia seguirá siendo pequeña, tú y tu compañía; y de vez en cuando leerás esta carta para recordar que desde donde me encuentre, seguiré a tu lado, que disfrutaré siempre tus aventuras y compartiré tus sueños. Y sabrás que un día, nos encontraremos en ese lugar habitado por todas las conciencias de la humanidad, espero que reconocibles y hasta organizadas de acuerdo con los intereses compartidos.

 

Have fun! Disfruta todo lo que puedas en medio del trabajo, y guarda la memoria de lo que fue para darle forma a lo que será. Por mi parte, te cuento que tuve un sueño alegre y, tal vez, premonitorio: me encontraba en una fiesta con amigas, disfrutando de conversaciones, bromas y hasta chismes. A ratos me aburría porque la fiesta se alargaba demasiado y me hacía falta tu compañía para compartir las vivencias y los antojos servidos. Entonces, supongo que significa que en ese lugar de las conciencias encontraré a la gente que quiero, y que espero aburrirme un rato antes de que me alcances. Te reconoceré no por tu piel blanca ni tu cabello castaño sino, tal vez por la profundidad de la mirada de tus ojos cafés que reflejan tu alma.

 

Y ahora ponte a trabajar, que el espectáculo, dicen las noticias, ocurrirá en unas 50 horas o algo así. Cierto que el meteorito puede impactar sin acabar con todo el planeta, porque no saben a ciencia cierta el curso completo de su trayectoria; de modo que bien puede ser que pasado mañana volvamos a conversar. Pero siempre es mejor decir a tiempo “Hasta pronto”, decirte siempre que te quiero, que has sido la mejor experiencia de mi vida, y que espero que tu vida sea tanto o más plena que la mía.

Te quiero, niño de mi vida.

La sesión continuó con la escritura de un poema breve para cada una de las estaciones del año, y algunas sugerencias para darles un poco más de intensidad. La tarea es revisar cada texto previo a la luz de esas sugerencias, y enviarlas.

La siguiente semana estaré trabajando en eso, y en mi proyecto del vestido.

 

26 de marzo: Tercera sesión del taller

Friday, March 30th, 2018

Batallé mucho para enviar mi tarea consistente en el relato sobre mi vestido. Lo escribí a mano, por el apagón de 22 horas, a la luz de una lámpara navideña de baterías, en la comodidad de mi cama; terminé tecleándolo en Drive, offline, y el problema fue hacerla llegar a Jair. A la mañana siguiente tardé una hora en enlazar el iPad con el iPhone, pero logré enviarlo a tiempo.

En cuanto a la lectura de una de las cartas de Rilke, leída apresuradamente cuando por fin logré la conexión,  seleccioné la carta V, porque 2 + 3 = 5, y Pitágoras sabe lo que hay detrás, y porque el quinto número en la sucesión de Fibonacci es 21 que corresponde al número de página donde inicia el texto. De nuevo, las itálicas muestran lo que Jair me iba comentando o pidiendo.

Sobre la carta:
Me parece interesante que en la carta seleccionada, sin haberla leído antes, encuentre muchas coincidencias con mi experiencia personal, incluida la de la vista a Roma, en agosto de 1979.
Muy bien.
Calorón, engentamiento y hasta náusea de tanto que vimos y nos quisieron mostrar en apenas tres días. Hubo que omitir algunas cosas. Y hay que mencionar que yo tenía 6 meses de embarazo 😉 Pero, en lo que se refiere al texto, hay una mesura que está muy distante de mí.
¿En qué consiste esa mesura?
La selección de las palabras, que transmiten esa paz necesaria, las pausas, el detenerse en los detalles para resaltar la belleza que sí encuentra
El tono cordial, sin buscar imponer una visión sino como un diálogo casi con uno mismo
Sí, exacto. El tono.
¿Hay algo que encontraras en la carta que te haya hecho pensar desde otra perspectiva el acto de la escritura?
Supongo que es algo que, cuando comencé a escribir en mi blog, a modo de diario (por eso se llama “el día a día, solamente”), me hizo saber un amigo de toda la vida: “yo no vivo en los lugares de los que hablas, y necesito conocer detalles para apreciarlos”. Yo no esperaba que alguien lo leyera, era solamente un recurso para irme a dormir en paz
Al mismo tiempo, los detalles que relata Rilke no son superfluos. En todo caso, habiendo conocido Roma en las circunstancias que mencioné, yo no necesitaría más detalles.
Ok, muy bien.
Es decir: si escribes para que otros te lean, como sería el caso de los escritores, debes pensar en el destinatario. Eso sí lo hago cuando escribo textos sobre educación, lecciones, artículos, etc. O cuando diseño un curso o taller. La transposición didáctica es muy importante en lo que hago.
Claro.
Ahora bien, Blanca, ¿qué tan importante crees que sea tu trabajo como lectora?
¿Qué te ofrece la lectura en tu vida?
¿Ha habido libros que cambiaran tu vida?
Como lectora me voy nutriendo de metáforas, palabras, situaciones.
Ok, muy bien.
Digamos que cuando lees estás pendiente de muchas cosas que podrían servirte a la hora de la escritura creativa.
La lectura ha sido mi conexión con el mundo. Aprendí a ser madre con dos libros de cabecera y el estilo del chiquillo que me tocó en suerte; aprendí a cocinar con mi memoria y los libros. Incluso lo que hago profesionalmente lo aprendí más en los libros que de alguien, aunque luego aprendiera también a colaborar. Lo que no aprendí fue la parte emocional/sentimental, porque nunca tuve libros al respecto.
Suponiendo que algún día me diera por ponerme creativa, sí, supongo.
Ya, entiendo. Muy buena formación la del autodidacta.
El asunto es que, si algo ya está bien dicho/escrito, no veo la razón de reescribirlo yo.
Pues es que no hay de otra; a veces los docentes entienden menos que los alumnos.
Así es. malísimo el sistema educativo.
Bien, Blanca.
No fue tan malo antes de la licenciatura; en mis tiempos.

Después de que Jair me comentara sobre mi texto de tarea, continuamos ahora con la musicalidad del idioma:

Bien, ahora que has escrito una pequeña Fábula, vamos a ver otras cualidades del idioma.
Su musicalidad; piensa en qué fonema sería representativo de Tigre.
Mmm un roar muy suave: Rrrrfff
Muy bien. ¿Para panda?
Ni idea de cómo suena un panda (por cierto, soy la mamá panda de un grupo de ex alumnas que son pandas). Podría ser mmm, como Yoda
¿Podría ser la n, no? O la p con la n.
Y gatito, pues purrr
Me parece con la n
Ahora trata de escribir un poema breve de cada uno usando esos fonemas; por ejemplo, para panda sería algo así: anda, el Panda, mirando la panza del cielo…
Es sólo un ejemplo, trata de ser lo más creativa posible.
A ver, voy a intentar
Venga, ánimo. Busca todas las palabras que puedas con los fonemas implicados.

Ruge y frunce el entrecejo para simular la fiera del tigre que no encarna; las rayas no confieren furia
Como eso?
Hey, Blanca. Excelente. Justo eso.

Nada, nadie, ninguna nube en su noche nueva; panda que estrena nido

Prueba primero un prometedor pretzel, el gato prefiere el postre del precipitado pregón pronunciado al paso

Excelente.
Es un juego de abalorios, como el algebra
Sólo un detalle, habría que buscar una alternativa para nido, porque los pandas hacen madrigueras.
Así encontramos las cualidades musicales del idioma.
Bien, Blanca. Me gustaría que trabajaras en esos tres textos y trataras de convertirlos ya en poemas terminados.

Y vino una enorme recompensa:
Bueno, esta fue nuestra última sesión, pero te voy a regalar una última para revisar y trabajar en esos textos. ¿Te parece bien?
Excelente! Muchísimas gracias. ¿Quieres que sean más extensos?
Ahora puedes trabajarlos ya sea haciéndolos más extensos o utilizando nuevas palabras
otras frases, buscando otros ritmos no necesariamente deben usar el mismo fonemas; ahora tienes un punto de partida.

 

31 de marzo: familia a larga distancia

Saturday, March 31st, 2012

Y como mi carro está en el taller, y seguramente se quedará allí hasta el martes (por el exceso de chamba del mecánico, nomás) no puedo ir muy lejos tomando en cuenta el clima. Lo más que puedo hacer es llegar hasta la Plaza Coronado, aquí en Playas, en un taxi de ruta. Así que al medio día me di la vuelta por esos rumbos para aprovechar la feria que instalarían en la placita del TRESS. Me surtí de tés, pero aunque los comercios participntes habían instalado mesas y carpas no se veía la comida! Eso sí, antes de que me diera la vuelta ya estaba ahí la organizadora, quien me condujo al interior del Bistró (se suponía cerrado) donde comí una buena porción de lasaña con un vaso de sangría recién preparada.

Mientras estaba ahí me llamó Pako para ponernos al corriente de nuestras actividades y recordarme mi visita a Mexicali la semana próxima. Quedamos en que viajaría el jueves para aprovechar el fin de semana completo. Eso me hace muy feliz! De esa manera terminé mi comida en el mejor de los ánimos y regresé a mi depa, con una muy ligera llovizna.

Hice algunas cosas y luego me subí a mi cama, porque la humedad y el frío hacen que se resientan mis fracturas…todas en la columna! Un buen té, un diclofenaco y a abrigarme y descansar mientras esperaba que se conectara mi sobrina Jessica.

Por la mañana me había pedido que le ayudara con sus tareas, cuando ella regresara de resolver algunos pendientes. Como a las 5:30 comenzamos, compartiendo nuestros escritorios por Skype. Llegó la Hora del Planeta, a las 8:30 y apagué mis luces, aunque seguimos trabajando casi una hora más hasta que Desi, su hija, reclamó a su madre para irse a dormir. Lo bueno es que Jessy aprende rápidamente.

Ahora necesito vaciar mi cabeza para irme a dormir, pero la programación de la tele no ayuda. Por una parte NUMB3RS, muy interesante si quiero ponerme a pensar un rato; por la otra 20/20, sobre casos de enfermedades o situaciones raras o difíciles. O una película de misterio.  La verdad es que no se me antoja nada de eso y mejor me pondré a leer.

Si el clima lo permite, mañana iré al CECUT a ver la nueva exposición MINGEI-The Beauty of Use,  del Mingei International Museum. Será divertido ir sin otra cosa más que las llaves de mi casa y unos cuantos pesos para el pasaje (los domingos la entrada es gratuita).

7 de enero: muy trabajadora

Saturday, January 7th, 2012

Desde muy temprano. Primero con mi rutina de ejercicio y mis pendientes mañaneros. Luego, porque me fui a lavar todo lo que encontré lavable. Y luego porque vine a guardar la ropa y a limpiar el depa después de comer muy bien.

Y toda la tarde haciendo tareas del curso de Authentic Global Collaboration. Para empezar porque había una sesión “presencial” en línea que comenzó a las 4 de la tarde y duró casi tres horas. Y luego porque, además de la sesión, para el día de hoy teníamos una buena cantidad de actividades y discusiones. Lo bueno, entablar conversaciones con gente que está participando en proyectos educativos de colaboración internacional muy interesantes y de los que puedo aprender mucho. Algunos de ellos hasta puede ser que vengan a San Diego en junio, para el Iste 2012 y entonces podremos “desvirtualizarnos”.

Pero la verdad es que sí ha sido intenso, y mañana continuaremos más o menos al mismo ritmo. Y eso que yo tengo desde hace mucho mi wiki en Wikispaces, que utilizo Diigo y Flickr y todo el resto de herramientas de colaboración, de otra manera todavía estaría batallando. En fin, de mucho me servirá todo esto, estoy segura.

Por otro lado reencontré a una amiga a través del correo de Hotmail y eso es bueno. Todos los signos son buenos y tengo mucha confianza; y mañana seguramente esa confianza se reafirmará. Por ahora me tengo que relajar para dormir tranquila.

30 de diciembre: helado!

Friday, December 30th, 2011

Pero ya me sentí mejor y salí a hacer algunas diligencias. Muy nublado y muy frío, dudo del pronóstico que asegura que tenderemos un día de año nuevo soleado y cálido. Lo sabremos en unas horas. Como no hice gran cosa, decidí revisar los cinco textos que desarrollé como tarea en el taller literario: Deconstrucción de textos breves que impartieron costasinmar y Andréi Vásquez en el mes de septiembre. Los temas fueron asignados. Mucho que corregir todavía!

 Texto 1

Sábado 11 A.M, suena el teléfono y contesta sin ganas. Desearía que lo hubieran cortado junto con la luz y el agua; que nadie llamara a su puerta; que nadie le pidiera nada. Lo levanta como si fuera autómata ¿Dígame? ¡La pastelería!  Ni siquiera recordaba que había mandado a hacer un pastel.  El tiempo se había detenido desde el accidente, se había mantenido en suspenso como una inmensa pausa entre jueves y viernes, hasta el momento en que el corazón de su hijo dejó de latir. A partir de ahí ya no existía el mundo. ¿El pastel? ¡Regálelo! Y arrancó el cable.

 Texto 2

Rogelio es un hombre en la edad dorada, la tercera edad o, como se acostumbra decir en estos lares, un adulto mayor. Sin embargo conserva el paso ágil y la mirada viva, la lucidez y la gracia de un hombre más joven. Y hay algunos muy jóvenes que desmerecerían frente a él. Fina estampa, diría Chabuca Granda. Está de viaje rumbo a un congreso de historia latinoamericana el cual, casualmente, tiene lugar en la misma ciudad donde vive su hijo mayor, quien ya le ha dado un nieto que ahora tiene 8 años.

El congreso, como la mayor parte de esos eventos, en realidad es la ocasión para ver a los amigos/colegas. Esta vez, es la oportunidad de convivir con ese chiquillo que se ha ganado su cariño no solamente por ser su nieto sino porque hay un lazo muy estrecho entre ellos. Juntos disfrutan lo mismo de un paseo por el lago o el parque, de jugar un partido de tenis, de escuchar la música que han aprendido a compartir o de ir al cine a ver la última película de acción.

Mientras espera el vuelo en conexión pasea por los establecimientos comerciales para sentir menos el paso del tiempo. De pronto su mirada se topa con un pequeño local que ofrece algunos juguetes o curiosidades no comunes; curiosea sin pensar en comprar hasta que se encuentra con un pequeño camioncito de lámina pintada de amarillo y azul: ¡es idéntico a aquel que le regalaron en una Navidad de hace ya muchos años! De repente su infancia regresa y, con ella, el millón de sensaciones, sabores y olores de su casa paterna. Muchas historias, si, pero no para el congreso; son las que compartirá con su nieto cuando le entregue el hermoso recuerdo del pasado que ha comprado.

 Texto 3

Domingo por la mañana y llueve a cántaros. Tener el carro en el taller es lo peor que puede a uno pasarle cuando está obligado a salir de su casa en semejantes circunstancias. El paraguas sirve para mojarse elegantemente los pies y la gabardina para mojarse elegantemente la cabeza, decía su padre. Lleva ambas cosas pero aún así preferiría ir cómodamente sentado en un vehículo cubierto. Pero claro, a esta hora y con este clima los sitios de taxis no se dan abasto con las peticiones de los clientes.

Llega a la esquina casi dudando de encontrar un taxi desbalagado pasando por ahí y alcanza a ver el vehículo verde con blanco característico de los taxis de su ciudad el cual atiende a su llamado. ¡Eso es tener suerte! En el mismo momento llega corriendo la vecina de la casa azul frente a la que él vive. No la conoce, apenas la ha visto un par de veces cuando ella llega presurosa de su trabajo, a juzgar por el maletín en el que con seguridad carga su computadora y algunos papeles, y entra precipitadamente a su casa como si no quisiera tropezarse con ninguno de los que habitan la misma cuadra que ella. Al llegar el vehículo sonríen uno al otro, y con un gesto de qué más da lo abordan. Lo que siga, dependerá de lo largo del trayecto recorrido conjuntamente.

 

Texto 4

Es uno de esos días en los que el universo parece confabularse con uno. Todo salió bien en la reunión matutina con los clientes; el servicio de cafetería de la empresa estuvo de lujo; todo estuvo listo a tiempo y la gente parecía recién salida de algún retiro o algún spa donde hubieran pasado un fin de semana apacible. La tarde era tan agradable que decidió aprovechar lo que quedaba de ella para pasear  por la playa. El atardecer fue extraordinario y hasta se permitió llegar a uno de los restaurantes del Malecón para tener una cena agradable y una buena copa de vino. Todo estuvo perfecto. Llegó a su casa casi a las diez de la noche. ¿En cuál de los tantos escritorios por los que pasó al salir de la oficina compartiendo una galleta o un café, ya rumbo a su carro, habría dejado la bolsita en la que acostumbraba poner las llaves que no estaba utilizando? Demasiado tarde para volver a buscarlas, lo más sensato sería buscar un lugar para pasar la noche.

 

Texto 5

Mujer 1: Fíjate que conocí a un muchacho, bueno como de mi edad, en el súper, este sábado. Interesantísimo. No es precisamente guapo pero si muy varonil y, sobre todo, muy gentil. Conversamos unos minutos frente a los jitomates y las cebollas y nos volvimos a encontrar en la carnicería donde seguimos conversando otro buen rato.

Mujer 2: Pues a mí mi sobrina me presento a un chavo también como de mi edad. Tampoco es muy guapo pero es muy callado, casi había que sacarle las palabras con tirabuzón. Ya sabes, lo típico: que como está el clima, que si el fin de semana hay que aprovecharlo para descansar, que si los partidos de futbol valdrían la pena. Por más que traté de hacerlo participar en la conversación se mantuvo como ausente, como si no le importara. Y la verdad, pues cuando dijo que tenía que irse porque iba a una exhibición de pintura al Pasaje X agradecí que nos dejara conversar a solas.

Mujer 1: ¿Al Pasaje X? Yo también fui al pasaje X y ¡ahí volví a encontrar a mi amigo del súper! ¿Cómo se llamaba tu amigo? El mío se llama Ángel Pérez.

Mujer 2: ¡El mío también! Ja ja ja ja ja! ¿Resulta entonces que es el mismo?

Mujer 1: ¡Pues sí, definitivamente es el mismo! En este caso no aplica lo de que uno más uno es dos sino que uno más uno resulta uno!