Archive for the ‘trabajo’ Tag

10 de octubre: todavía en reposo

Thursday, October 10th, 2019

Después del gozoso viaje de 48 hora al Comic Con, 17 y 18 de julio, en la compañía del amor de mi vida, quien vino desde Dundee para que su madre lo indujera al evento (yo tengo unos 8 años asistiendo), las semanas han sido de actividad frenética.

Antes de ese viaje dejé terminados la presentación y el texto de la conferencia que impartiré en Monterrey, dentro del 52 Congreso de la Sociedad Matemática Mexicana, incluso los envié a la coordinadora del área de Matemática Educativa, quien me hizo la invitación para participar. Nomás se me ocurrió ofrecer también un taller de 8 horas, para maestros de educación básica, y replicarlo en Guanajuato en este mismo mes de octubre. Y eso nomás lo dejé esbozado.

Agosto fue de atender a la invitación para asistir a las conferencias de celebración de la Logia Masónica en Guanajuato. Yo me divertí haciendo preguntas tontas y dando las respuestas no tan obvias; a ellos creo que no les quedaron ganas de “inducirme” o algo semejante. Por otro lado, las autoridades de la Universidad Santa Fé me invitaron a impartir la Lectio Brevis para dar inicio a su ciclo escolar.

Septiembre fue de ir casi una semana a Tepic, muy disfrutable y llena de antojos y apapachos con los amigos y parientes, aunque el motivo del viaje era celebrar el cumpleaños 69 “de l’homme auquel j’appartiens” y que hace casi 40 años que no habita en este mundo; la lluvia que cayó sobre nuestro pueblo natal, en mi camino a nuestro santuario, fue una bendición.

Y regresar a preparar otras conferencias (ahora fui invitada a participar en el congreso en la Florida Global University), otros cursos y mi participación en la discusión de un libro sobre formación docente en la UNAM, en el plantel de la ENES León UNAM, el lunes pasado.

Lo que yo nunca sé, previo a esos eventos, es quiénes participan junto conmigo (sí, leí sus nombres y los puestos que ocupan, pero eso a mí no me dice nada). Me leí las 510 páginas del libro, hice 40 páginas entre copias de fragmentos relevantes y mis comentarios, y traté de reducir semejante rollo  unas 30 páginas, pero ahí tronó mi sistema. El lunes, entre la sesión previa a la presentación y discusión del libro y el final de la jornada, al terminar la comida que nos ofrecieron, pasaron 7 horas de intenso intercambio de ideas sobre el libro, sobre “personalidades” en la educación que resultaron ser conocidos comunes (y no precisamente de esos que uno quisiera invitar a tomar café, por ejemplo), sobre la política dentro de las universidades y más.

Me dejaron en la puerta de mi casa. Entré en calidad de trapo, a subirme a mi cama. Una dermatitis se extendió por mis párpados y cuello y mis ojos amanecieron enrojecidos y casi cerrados, el martes. La presión y la glucosa en sus mínimos, tomando en cuenta que soy hipotensa e hipoglucémica. Puro estrés. Reposar, comer, reducir el estrés, trabajo casi nulo.

Pero hoy amanecí determinada a hacer la limpieza que no había hecho en los días anteriores. El congelador del refrigerador guarda bastimento suficiente hasta para concluir la semana, de manera que no tengo que salir a comprar ingredientes para mis comidas. Lo que no tengo, parece, es conciencia de que mi pila continúa en proceso de recarga.

Después de barrer y trapear pisos (sin lentes primero; con lentes para las correcciones inevitables), de barrer patio y calle, de poner las cosas en su sitio y de limpiar el único baño en uso tuve que recostarme, por exigencia de mi espalda. Dormité unos 10 minutos.

Me despertó bruscamente el pregón del hombre que anuncia frutas y verduras (que ni trae en su carreta) mientras recorre la colonia calle por calle; salir a comprarle las naranjas que anuncia, hizo que descubriera que se trata de una ruidosa grabación que no concuerda con la oferta. Sin embargo, ese ambulantaje con altavoz es algo que mi hijo extraña, no importa dónde se encuentre, porque era como traerle el mercado a la puerta de la casa en su último semestre de la carrera aquí en León, cuando ya había aprendido a cocinar estando en Canadá, de intercambio (le tomó menos tiempo que a mí). El de los camotes, el panadero con el pan (que tiene rato ausente), los lácteos de Lagos, el de las escobas y, hacia las 10 de la noche, el de los tamales.

Me levanté después de mil remilgos, preparé mi comida, comí y dejé limpia la cocina. La intención era subir a trabajar un rato, pero no parece que mi cuerpo esté dispuesto a semejante cosa.

Reposo es.

6 de diciembre: octubre se llenó de satisfacciones

Thursday, December 6th, 2018

Octubre comenzó, simplemente, como la continuación de septiembre.  Las dos conferencias tuvieron lugar; comencé a participar en un grupo cerrado sobre el tema, creado por periodistas; me inscribí a otro curso de la UNAM (y olvidé la última sesión) y me pidieron ser parte de un video sobre la participación de las mujeres en el movimiento (apenas ayer me hicieron llegar el documento). Mucho ruido alrededor, lo cual ya sé que a algunos no les agrada mucho. Ese es su problema.

El trabajo con los docentes continuó a lo largo de octubre, prolongándose por las extensiones de plazo que iban solicitando desde todas las sedes; en el grupo a mi cargo se trató más que nada del deseo de profundizar en los temas, por parte los docentes, y su voluntad de aprender a mejorar su redacción. Nada de eso era el trabajo convenido, pero había que satisfacer esas ganas de aprender. Hubo textos que corregí hasta cuatro veces, y lo mejor es que agradecieron el esfuerzo realizado. Ellos estuvieron satisfechos con su trabajo, y ese es el resultado importante. Al final hubo que hacer un reporte, incluyendo testimoniales, fotos, evidencias de apoyo, etc. Lo hice a mi modo, poniendo en claro que eso nunca se estableció al inicio del proyecto y que no se entregó una rúbrica (algo que se le pide a los docentes que incorporen en su planeación) ni un plan de trabajo completo. Me negué a hacer el trabajo de captura de calificaciones, disponibles bajo cualquier filtro en el mismo portal de la institución que nos había contratado, porque eso no es mi trabajo, dije. Creo que fui a la primera que le pagaron … el 80% de lo pactado, sin recibos ni facturas.

Hacia mediados de mes recibí una invitación más que honrosa, para impartir una cátedra magistral en la Universidad de Guanajuato sobre la didáctica y la innovación educativa, el 27 de noviembre a las 9 de la mañana. La invitación venía de parte de las autoridades del Campus León de la UG y estuvo acompañada de gestos invaluables de reconocimiento a mi trabajo. La sorpresa llegó cuando supe que el Director Académico de ese campus es un querido ex compañero de trabajo, un físico notable y un excelente profesor. Comencé a desarrollar la presentación con sumo cuidado, acudiendo a dos extraordinarias docentes y amigas, Olinda Y Adriana, para que me ayudaran a revisara y me hicieran llegar sus comentarios. Cierto, el texto era solamente una guía para no divagar, pero se trataba de que fuera lo más correcto posible. Ponerlo a punto me llevó unas tres semanas.

En ese lapso, mi hijo anunció su plan de viajar a León durante el mes de noviembre. A finales de octubre concretó su pan de viaje: Londres a Cancún, donde pasaría unos días conociendo y esnorqueleando, para luego viajar a León y pasar aquí unos diez días; el vuelo de regreso seguiría la ruta inversa. Se iría en cuanto festejáramos su cumpleaños. Eso determinó la siguiente actividad en mi lista de pendientes: ir de compras para preparar anticipadamente los antojos que pudiera tener, de manera de no perder mucho tiempo en la cocina. Y prepararme para navegar sin reloj y sin brújula (lo cual no me cuesta mucho trabajo), siguiendo sus planes y apoyando sus actividades.

Terminamos octubre en ese tono, realizando trabajo muy satisfactorio, recibiendo reconocimientos y esperando al hijo.

 

4 de diciembre: las últimas semanas de agosto

Tuesday, December 4th, 2018

Agosto terminó en paseos y compromisos de trabajo.

Antes, en Semana Santa, Janeth vino desde Tijuana a traerme la invitación para su boda, a realizarse en los viñedos cercanos a Ensenada. Llegó acompañada de su madre, su hermana, una alumnita del ballet, y su abuelo. Comimos, conversamos y reímos. Un verdadero gusto. Al día siguiente regresó, ella sola, para conversar sobre la vida, los recuerdos. Una ex alumna del último grupo que tuve a mi cargo en Tijuana, en el área de Comunicación, y que se convirtió en una muy querida amiga. Y que me trajera la invitación hasta acá fue un detalle muy de agradecer, así que en cuanto Volaris anunció sus ofertas, compré el pasaje redondo para asistir al evento.

Esta vez no crucé la frontera. En el aeropuerto renté un carro, porque no tenía idea de cómo llegar en camión al Glamping Ruta de Arte y Vino, donde sería la boda. Y fue un acierto. El Glamping, por su parte, fue una experiencia que no hubiera vivido de otra manera, aunque solamente pernocté ahí del viernes 24 al sábado 25, día de la boda.

La tarde del viernes, después de instalarme en uno de los campers, salí a buscar algo de comer porque en el campamento lo único disponible era café, y la cocina disponible para que cada uno cocinara a su gusto. Sobre el camino a Ensenada, en plena Ruta del Vino, encontré un Bistró al lado de un Oxxo. Me atendieron excelentemente: una botella de vino blanco de la región, frío y descorchado para mí, y una tabla de quesos en un recipiente para llevar. Otro acierto. Apenas unos minutos después de regresar al campamento, llegaron los novios y la familia de la novia. La merienda se volvió botana compartida en una deliciosa tertulia que terminó pasada la media noche asando salchichas en una fogata. Música, conversaciones, y sentirse realmente parte del grupo.

La mañana del sábado comenzó con una notificación de que había sido contratada para impartir una capacitación a docentes de primaria, en Juventino Rosas, Guanajuato, con dos sesiones presenciales al iniciar septiembre y unas 30 horas de trabajo en línea. No había mucha más información, pero el monto por ese trabajo ayudaba a cubrir los gastos del viaje. Acepté. Y fue otro acierto: me permitió conocer de cerca el proceso de la evaluación docente, la excelente disposición para el trabajo y las carencias de los profesores que me asignaron, y los teje manejes de empresas como la que me contrató, que no predican con el ejemplo, entre otras cosas. Un artículo está pendiente, documentado con todo lo que me fue indicado y proporcionado, y lo que no.

Almorzamos en comunidad, en el restaurante más recomendado de la región: La Cocina de Doña Estela. Me dijeron que había que llegar antes de las 10 A.M. y fue una sana recomendación. Para cuando terminamos el almuerzo, el exterior del local albergaba entre 100 y 150 personas esperando mesa. Mientras, se les ofrecían en venta productos de la región. Yo no disponía de mucho tiempo, de modo que llevé al campamento a algunos de los comensales del grupo, lo cual me permitió conocer más a fondo al novio, y de ahí salí rumbo a Tijuana para encontrarme con amigos antes de regresar a la boda. De paso, cambiarme de alojamiento y prepararme para el evento. Llegué al Glamping apenas a tiempo. Y fue una bella ceremonia civil. La luna llena apareció sobre los cerros durante la sesión de fotos (las cuales se encuentran en el portal del Glamping), con el atardecer en el lado opuesto del campamento. No me quedé al festejo con todos los invitados. La tertulia del día anterior fue mucho más significativa para mí, y estaba cansada.

El domingo temprano regresé a Tijuana, con una escala en Rosarito para almorzar en El Nido (tradicional) y caminar por la playa un buen rato. A las 6 de la tarde ya estaba hospedada en el Caesar’s, como siempre. Y volví a encontrar a mis amigas, incluida Dulce que estaba a pocos días de regresar a Bristol. Con ella y su mamá almorcé al día siguiente; y la tarde, en una de esas gratísimas casualidades, me permitió encontrar a Venecia en calidad de ángel de la guarda, escoltada por su caballero andante, quien me ayudó a resolver una pequeña crisis con la creación del grupo de WhatsApp que me indicaron que sería necesario para el trabajo con el grupo de docentes. La chamba daba inicio. Todavía pude desayunar, al día siguiente, con Jin-Ho y Michelle, en el muy agradable restaurante de la propia Michelle; Jin-Ho se hizo cargo, además, de resolver un entuerto con un paquete, y de llevarme al aeropuerto.

Llegar a León significó ponerme a trabajar, de lleno, en el curso que tendría a mi cargo; para comenzar, enviar toda la documentación requerida para el contrato, incluyendo el contrato firmado y escaneado; después del aseguramiento vino un taller en línea donde se nos dijo, a todos los facilitadores, de qué trataba la capacitación, quién estaba detrás del proyecto y cuáles eran las expectativas. Uno no se raja.

Y así llegamos a septiembre.

24 de agosto: comer, aprender, relajarme

Monday, August 24th, 2015

Finalmente pude avanzar en el análisis de los datos del curso de SABES.
Primero, porque no podía trabajar como debiera, consecuencia del coctel de medicamentos que me mandó a tomar la dentista: desinflamatorios, antibióticos y para el dolor, resultado de la muela extirpada. Hacía rato que no pasaba por algo semejante y no quisiera que se repitiera. Además de la somnolencia, el no poder comer decentemente y, como resultado, tener que comer de a poquito varias veces al día.

Luego, porque me enterqué en hacer algunos análisis de varianza con Mathematica, y batallé para el primero … porque copié mal la tabla de datos y faltaba un signo “{“. Y luego dicen que la sintaxis no es necesaria. Antes lo había hecho de manera muy visual, utilizando colores, a mi modo. La verdad es que el cálculo estadístico no aporta mucho, aunque seguramente es más “científico”. El asunto es que ya terminé esa parte y lo que resta es escribir un rollo sobre todo ese proceso. Ni es tan grave, porque mi tesis de maestría es un “Análisis de proceso de un curso…”, de modo que experiencia tengo.

Lo que no ha avanzado es el aprendizaje de Python porque le he dedicado más tiempo a la cocina, para satisfacer mis necesidades de comida saludable, sin demasiada grasa, que no lastime, etc. Y la verdad es que me ha salido bien. Pero mañana seguro regreso a la programación, antes de que se me olvide lo que ya había cubierto. Lo bueno: tengo soporte de mis ex alumnos Eduardo Rolón y Javier Gómez  🙂

También he aprovechado para leer y para ver o re-ver algunas películas. La de ayer fue The Hitchhiker’s Guide to the Galaxyque había visto con Pako hace tanto que ni lo recuerdo. En el interin leí la serie completa de Douglas Adams: The Hitchhiker’s Guide to the GalaxyThe Restaurant at the End of the Universe, Life, the Universe and Everything So Long, and Thanks for All the Fish. Por supuesto que tengo una petunia morada; y una toalla en cada cuarto, no vaya a ser; y lo que tengo aprendido, desde hace unos 47 años: Don’t Panic.

Leí Coffe, Love and Matrix Algebra, en el Kindle. Mi reseña para Amazon: “It’s like if someone tryied to put toghether pieces of a puzzle. The good thing is the list of suggestions given along the pages.” Es decir: para mí lo más valioso son todas las sugerencias y menciones a libros, aplicaciones, programas, etc. La historia no tanto. O será que los grupos de matemáticos en las universidades americanas se forman de puros cuates buena onda, cada uno con su respectivo consorte (todos hetero, por supuesto) también matemático, y en donde los fondos, los acuerdos y los proyectos casi caen del cielo. En todo caso, podría relatar historias bastante picantes en algunos grupos que conocí, pugnas, enredos y más.

Hoy comencé a leer a Piketty: Le capital au XXIe Siècle. Lo compré en la FeNal de León, y no había incursionado en sus páginas. Me gusta el estilo y la sencillez de su texto… hasta ahora. Veremos cómo avanzo y qué tanto entiendo. Por supuesto que no es una lectura para un fin de semana, pero creo que vale la pena.

Las conversaciones con Pako ponen el lado más amable de cada día. Y la bienvenida al nuevo integrante de la familia, el menor de los bisnietos de mi mamá, con apenas un día y medio en este mundo.

Para los días que siguen pudiera surgir un proyecto, que buena falta me hace. Con eso habré cerrado un mes muy interesante y lleno de aprendizajes.

1 de abril: la necesidad de escucha

Wednesday, April 1st, 2015

Salí de la Comer de Centro Max como a las 6:30 P.M. Necesitaba algunas cosas para asegurarme de no necesitar nada de aquí al lunes. Como siempre, empujé el carrito con mis compras hasta mi auto. Un señor de los que contrata Costco para apoyar a los clientes, según me dijeron, acudió en mi ayuda y comenzó a poner los artículos en la cajuela. Le pregunté si había mucho trabajo, como consecuencia de las vacaciones. “¿Vacaciones?”, preguntó. 

A continuación me contó que su esposa falleció el jueves de la semana pasada, y le avisaron cuando estaba trabajando. Que, como consecuencia, una de sus hijas tuvo un aborto y la otra se puso muy enferma. Que aunque vivía por el rumbo de Duarte, se había venido a rentar una casita en León para estar cerca de su esposa hospitalizada. “La diabetes”, me dijo. Primero una pierna, luego un ojo, y así cocinaba, hasta que empezó a tener problemas en el otro ojo y a sufrir de una laceración en el talón, hasta que se lo quitaron casi todo. Pero ya no permitieron que le quitaran la pierna completa. 

Sus hijos están todos casados y cada uno en su casa, pero va a regresar para estar más cerca de ellos. Luego me cuenta que el Domingo de Ramos hubieran cumplido un aniversario más de su matrimonio, con esas palabras. Pero ella falleció el jueves, y ya no festejaron. Luego recuerda que desde que se casaron ella manifestó diferentes dolencias y enfermedades, y que no recuerda tiempos en que haya estado completamente sana. 

El hombre necesitaba hablar, y yo no supe hacer otra cosa que escuchar. Hasta que la llegada de varios clientes, simultáneamente, y de uno de sus compañeros de trabajo, lo obligaron a regresar a sus labores. 

Ni una lágrima, pero seguramente una tremenda soledad. ¿Vacaciones?

15 de enero: Cabañuelas

Thursday, January 15th, 2015

Dicen que las cabañuelas predicen lo que ocurrirá a lo largo del año, con referencia al clima. Extrapolando eso a los asuntos laborales, diría que mi año tiene un aspecto súper, lleno de actividades interesantes y productivas, en diferentes sentidos

Comencé el año con la seguridad de que tenía un curso (Física para las ciencias de la vida I) para impartir en la Ibero. Comenzó ayer con 10 alumnos y muy buen ambiente. Dos de ellos habían llevado conmigo Pre requisitos de Matemáticas para Bionanotecnología, y decidieron que valía la pena volver a estar en un curso conmigo.

La semana pasada me contactaron del ITAM para que colabore en un proyecto de Tecnologías de Información. Dije que sí y encontré alguna información útil, que inmediatamente les compartí. A partir de ahí pareciera que quiero abrir el cofre del tesoro gringo: hermetismo por donde lo vea. No desespero, pero no es tan rápido como imaginé.

Ayer, por fin, coincidí con Liliana García (ITESO) en una conversación vía Skype. A partir de ese momento me involucré en un proyecto que trata de “plantar semillas” de colaboración, trabajando con docentes. Mañana tendremos la primera reunión, a la que yo me uniré a través de un hangout en G+. Es un proyecto que promete, con tres líneas de trabajo. Yo participo en “prácticas” de manera más concentrada, pero incursionando en las otras dos.

A media tarde, ayer mismo, sonó mi celular: me notificaban que el día de hoy debía a estar en el IEEG, en Guanajuato, para que me dieran nombramiento como miembro de un comité técnico, trabajando sobre las estadísticas en las próximas elecciones locales. Hoy fue la toma de protesta y el lunes tenemos la primera reunión, donde sabremos mejor de qué se trata. Un grupo amable, dos ex alumnos que colaboran ahí, una persona que me pide apoyo en áreas de aprendizaje de matemáticas para su hijo, lo que nos lleva a una agradable conversación.

Ayer mismo me había comprometido a enviar un video para The Granny Cloud,
paso necesario para colaborar como Granny. Es algo que pretendo hacer en este fin de semana.

Y justo cuando comenzaba a apagar mis aparatos, disponiéndome para dormir, llegó un mensaje de correo de Jenny, de Desmos. Ahora hay una aplicación para Android, y me pedía traducir la presentación. Y luego trabajar en la traducción de las adiciones al sitio web. La primera parte ya está hecha y enviada. Como de costumbre, recibiré un paquete con alguna playera y detalles de Desmos. Lo que vale es la colaboración. Y mi nombre en las guías en español, para el ego 😉

Aparte, sigo con cuatro de los 16 docentes del Taller de PBL que inicié con la SEG. Son los verdaderamente comprometidos y no me cuesta ningún trabajo en asesorarlos para que terminen lo que iniciaron.

Mi chaparrito me compartió la actualización de Monster Pop, just for my eyes, entre otras cosas, y espera mi retroalimentación.

Por lo pronto estoy agradablemente cansada. Mañana comenzaremos a trabajar los temas del curso de Física, Seguida de la reunión virtual con ITESO y, después, tendremos una presentación de los laboratorios que, espero, podremos utilizar para animar Física.

El fin de semana estará animado también: de TJ llega Gustavo Villafaña para trabajar en CIATEG, pero tendremos tiempo de conversar. Y el domingo el plan es ir a casa de Lirio, a Guanajuato, para una comida de cuates.

Es hora de descansar.

11 de septiembre: estar tranquila

Thursday, September 11th, 2014

Estoy encerrada en mi cuarto de trabajo. A ratos trabajo, a ratos participo en el curso de flipped classroom, a ratos chateo, a ratos nomás me tiro en el sofá.

El vecindario está extraordinariamente silencioso, de manera que alcanzo a escuchar a las palomas y a los colibríes. La señora Silvia captó el mensaje de la puerta cerrada.

Ni siquiera puse música (la traigo por dentro). Y así podría pasar todo el día.

IMG_1319.JPG

3 de octubre: a media tarde

Wednesday, October 3rd, 2012

Y no sé porqué el tiempo no me rinde.
Claro, esta semana la comencé con una migraña que me provocó todo tipo de maleslares: náusea, estornudos, mareos; pero sobre todo el intensísimo dolor de cabeza. Tal vez el relax del fin de semana, en familia. Tal vez el regreso, en un autobús que hizo más de tres horas en el recorrido de Guadalajara a León, con lo que fui llegando a casa a las 11 de la noche, a preparar todo para ir a clase de 7, el lunes. Y ni fui a esa clase de tan mal que me sentía. El resto del día anduve como sonámbula, pero sí hice todas mis demás tareas, incluido calificar los exámenes de las niñas del Colegio y sus proyectos, lo cual me llevó tooooda la tarde. Eso es lo que menos me gusta del trabajo docente.

Y ayer corrí todo el día: de las clases a responder mensajes, a organizarme con el contador para el pago de los impuestos de septiembre, participar en dos charlas con alumnos de mi amiga Gina (en Monterrey) vía Skype; ir al IMSS a manifestar que sigo viva, al banco a pagar mi credencial de egresada del IPN y luego a tramitar esa credencial antes de irme a clase otra vez. La comida a medias y de carrera. Será por eso que me siento cansada. Tan cansada que el cierre de la clase de 1 a 3 P.M. de hoy terminó con lo que mi padre llamaría síntomas de surmenage, y todavía no pasa el malestar. Será que salgo a caminar para despejar mi mente y poder regresar a trabajar un rato en las mil cosas que tengo abandonadas.

Lo que sí creo que ya terminé de documentar es el viaje a Tijuana, para el Taller Educamp que impartiremos dentro de Tijuana Innovadora, el 12 de octubre. Será también andar a las carreras, pero tendré muchos gratos momentos. Pero entre mis pendientes allá, además del taller, está: ir al ISSSTE para ver lo del pago del retroactivo (se han hecho guajes), ver a algunas amigas, tramitar permiso de internación para poder ir a visitar a mi familia y reunirme con Ana y Deya para los preparativos del taller y ver lo de CONECTAC con el notario. Todo eso el jueves 11.

El viernes 12 tendremos toda la mañana dedicada al taller, y después de comer y hacer el balance saldré corriendo a San Diego para rentar un carro e irme a ver a mi má y familia que la acompaña en Buena Park. Para regresar el domingo 14 a media tarde y salir de madrugada a León, a tiempo para la clase de las 7 A.M. Lo que me da flojera es cargar equipaje.

En fin, hoy comienza el Cervantino y, aunque no podré asistir a todo lo que se me antoja, al menos un par de eventos (de los gratuitos, claro) no me los perderé. Por lo pronto, en este rato me voy a caminar, tomar algo helado y relajarme, antes de regresar a este espacio y hacer algo productivo.

18 de agosto!: llevo tres semanas en mi casa

Saturday, August 18th, 2012

El tiempo vuela! Hace tres semanas que llegué a León, y apenas voy teniendo la calma para pensar en lo que ha pasado. Y ha pasado mucho! Y hay cosas que siguen en stand-by, como mi mudanza que no llega, como el Infonavit y el ISSSTE que no dan color. Pero me siento tranquila en este momento.

Por supuesto que extraño los atardeceres en la playa, y la posibilidad de caminar por el Malecón. Necesito encontrar los lugares y los momentos para retomar la caminata y la contemplación/meditación.

Las primeras dos semanas fueron de vueltas y trámites: tres días yendo a Guadalajara por el carro; tres días sacando las placas; tres  o cuatro días yendo al SAT hasta tener todo lo que se requiere para la impresión de los recibos por honorarios. Y los días llenando formatos, revisando documentos, y asistiendo a reuniones y entrevistas… y todavía no termino con esto.

Mientras, comenzaron las clases y llevamos ya dos semanas completas. Dos grupos de alumnos que tienen las misma animación que los grupos de alumnos que tuve en Tijuana pero que, al mismo tiempo, son muy distintos. Ni mejores ni peores, simplemente distintos; y ahí la llevamos. El ritmo tiene que ser distinto porque cuando formularon los programas de estudio simplemente copiaron los índices de los libros de texto. Cálculo I comprende todo el cálculo diferencial e integral; Estadística Administrativa (para psicólogos) parte de cero y pretende cubrir  pruebas de hipótesis y estadística no paramétrica, más el uso de Excel, MiniTab y SPSS.

A mi me toca cursar los talleres de inducción (para conocer lo que es la UIA) y los de competencias para que me entere de lo indispensable que es incorporarlas al modelo (mientras insistimos en las características de la educación tradicional) y para que sepa de las modificaciones a los planes de estudio. Al mal tiempo…

Y sí, trato de mantenerme ecuánime, de no mostrar mis pensamientos, pero de plano hay momentos en que es imposible. En la sesión de hoy encontré a Anselmo y a Miguel: Anselmo era el entrenador de tenis y Miguel era el responsable de toda el área deportiva, en el Tec. Grandes personas, muy amistosos y cordiales. Y con una gran paciencia  hacia los que participábamos del programa de bienestar integral. Hasta ellos estaban aburridos con los rollos!

He encontrado personas que se han mostrado MUY sorprendidas al verme. Quién sabe qué se imaginan, pero algunos parecen pensar que León era un mejor sitio hasta hace tres semanas. Por lo pronto yo ayer comencé a salir con mis amigos. Anoche a cenar con jóvenes; hoy a merendar con Alma Rosa y a comprar nuestros boletos para “La Bohème”, en el Teatro del Bicentenario.

Pako está ya en Guadalajara, aunque no puede instalarse completamente mientras no le entreguen las placas de su camioneta (y ya va un mes) para poder llevarse algunas cosas. Pero va bien, y con mucho reconocimiento a su trabajo.

El trabajo y los proyectos continúan surgiendo.Vamos a aprovechar todo lo que se pueda 🙂